PDF, Nunca renuncies a tus sueños

Si renuncias a tus sueños, renuncias a todo. No es posible avanzar con firmeza hacia una meta, si tus sueños no son claros y bien alimentados. Hay que reconocer que una circunstancia difícil nos hacer pensar en renunciar.

La manera en que nos enfrentamos a los rechazos, las decepciones, los errores, las pérdidas, los sentimientos de culpa, los conflictos en las relaciones, las críticas y las crisis profesionales, puede generar madurez o angustia, seguridad o traumas, líderes o víctimas. Algunos momentos generan conflictos que nos cambian la vida, aunque no lo percibamos en el instante en que sucede.

Hay personas que ya no se recuperaron después de sufrir ciertas derrotas. Otras nunca más tuvieron coraje de mirar con esperanza el horizonte después de una pérdida. Personas sensibles sucumbieron presas de la culpa, se convirtieron en rehenes de su pasado después de cometer ciertos errores. La culpa las asfixió.

Algunos jóvenes extravertidos quedaron afectados para siempre en su autoestima después de ser humillados en público. Otros se perdieron la primavera de sus vidas porque fueron rechazados por sus defectos físicos o por no tener un cuerpo acorde con el patrón enfermizo de belleza dictado por los medios.

Algunos adultos no volvieron a remontar después de atravesar una grave crisis financiera. Muchos hombres y
mujeres perdieron el romanticismo
después de fracasar en sus relaciones
afectivas, después de haber sido
traicionados, incomprendidos, heridos o
no amados.

Cómo Meditar, PDF, Lawrence LeShan

Es nuestra total «humanidad», el ejercicio completo de lo que significa ser humano, lo que constituye el objetivo de la meditación. La meditación es una disciplina ardua, que practicada con constancia, nos facilita la aproximación a ese objetivo.

No es invención de un hombre, o de una escuela en particular. Reiteradamente, y en distintos lugares y épocas concienzudos investigadores de la condición humana han llegado a la conclusión; de que los seres humanos tienen un mayor potencial de ser, vivir, participar y expresarse, que el que están habituados a utilizar.

Estos investigadores han desarrollado métodos de enseñanza destinados a ayudar a los demás en la consecución de estas capacidades; y todos estos métodos Por qué meditamos tienen entre si muchas cosas en común.

Todo supone un esfuerzo. No hay ningún camino de rosas, ninguna ruta fácil para llegar a la meta que buscamos. Por otra parte, es ésta una, no existe ubicación alguna desde la que podamos afirmar: «Por fin he llegado, ya puedo descansar». Cuando nos esforzamos, nos sentimos más a gusto con el mundo, más satisfechos de nosotros mismos, más capaces para actuar de forma eficaz en nuestras tareas y propósitos, más unidos a los demás y, también, menos ansiosos y agresivos.

No obstante, no hay un punto final que pueda ser alcanzado. Como en cualquier asunto de importancia amor, apreciación de la belleza, eficiencia no existe límite para el potencial del
crecimiento humano. En la meditación, trabajamos como parte de un proceso; buscamos un fin sabiéndolo por siempre inalcanzable.

Un buen programa de meditación es, en muchos aspectos, muy similar a un buen programa de ejercicios físicos. Ambos requieren arduos y reiterados esfuerzos. Con frecuencia, el trabajo es completamente tonto en sus aspectos formales. ¿Podría imaginarse mayor locura que el subir y bajar repetidamente diez kilogramos de plomo, a no ser el dedicarse una y otra vez a contar hasta cuatro el número de respiraciones como ejercicio de meditación? En ambos casos, la finalidad de estos ejercicios no es el hecho en sí de levantar pesas o contar respiraciones, sino los efectos que dichos ejercicios puedan producir sobre la persona que los practica.

Hábitos y consejos de los millonarios

Hacerse rico requiere enfoque, valor, conocimientos y pericia, requiere del cien por ciento de tú esfuerzo; una actitud de no rendirse nunca y, por supuesto, una disposición mental de rico. También debes creer en lo más profundo de tu corazón que puedes crear riqueza y que la mereces absolutamente.

Mientras no estemos totalmente c comprometidos habrá indecisión, existirá la posibilidad de echarse para atrás y habrá siempre ineficiencia. En relación con todos los actos de iniciativa y de creación), hay una sola verdad elemental; cuya ignorancia mata innumerables ideas y planes esplendidos: en el momento en que uno se compromete firmemente, la providencia se pone también en movimiento. 

De la decisión surge todo un caudal de sucesos que provoca todo tipo de incidentes imprevistos a nuestro favor; causa encuentros casuales y trae la ayuda material que nadie habría soñado encontrar. El universo te prestará ayuda, te guiará, te apoyará e incluso creará milagros para ti. Pero primero, debes comprometerte.

Los pensamientos grandes y las acciones grandes llevan tanto a tener dinero como significado. ¡Tú eliges! Los ricos se centran en las recompensas. Los pobres en los riesgos. Los ricos, se responsabilizan de los resultados de su vida y actúan según la disposición mental de Funcionará, porque yo haré que funcionen.

La gente rica confía en tener éxito, tienen confianza en sus capacidades; tienen confianza en su creatividad y creen que, en el caso de que las circunstancias fueran desfavorables, podrán encontrar otro modo de tener éxito.

Cuanto más grande es la recompensa, mayor es el riesgo. Los ricos están dispuestos a arriesgar. La gente rica cree que, si las cosas no salen del todo bien, siempre podrán recuperar su dinero. Si no hay riesgo no hay recompensa. Arriesgar no significa necesariamente que estés dispuesto a perder. La gente rica asume riesgos con base. Esto significa que investigan, averiguan lo que tienen que averiguar y toman decisiones relación en información y en hechos sólidos.

Como encontrar tu propósito de vida, PDF

No hay que poner en duda que somos seres especiales; según las sagradas escrituras DIOS nos hizo a su imágen y semejanza. Nos creo para ser felices, para que disfrutemos de su creación, y nos dio libertad. Asi que también podemos elegir.

Tenemos la opción de hacer que nuestra vida sea un manantial de dicha y felicidad, o un arroyo de amargura e infelicidad. La vida no hay que complicarla tanto.

El Universo nunca quiso que vivieras una vida sin significado. Va siendo hora de revaluar lo que estás haciendo. Asegúrate de que tu campo de acción concuerde con tu destino. No te crearon para pasar 30 o 40 años de tu vida haciendo algo que no amas, sin sentido, quedándote allí sólo por conveniencia o porque le temes al cambio.

Tu fuiste creado por diseño

Da el paso hacia tu Propósito de Vida. cuando seguimos nuestro Destino
Divino y hacemos aquello para lo que fuimos llamados, el entusiasmo y la pasión
emanan de nosotros. Te encuentras en esa posición en la que sabes que estás
haciendo lo que viniste a hacer, te dices a ti mismo “¡para esto nací, fui diseñado
para esta labor, esto forma parte de mi diseño interior. Es mi Propósito de Vida”!
Fuiste creado por diseño, no por defecto. Hay algo para lo que tú estás aquí, no es
casualidad, sino por causalidad, que tú estás en este mundo. ¡Atrévete a hacer algo
importante!

El Universo sabe que yo estoy comprometido con mi sueño y Él se compromete conmigo también. Es una simbiosis entre el Universo y tú. Tú le ayudas a él a cumplir con sus planes a través de Tu Propósito de Vida y Él te ayuda a ti a que lo hagas de la mejor manera posible. Ése es el trato entre el Universo y Tú.

Tu mente es una fábrica de ideas que controlan tu destino y que están gobernadas por dos amos. Uno de ellos se llama “triunfo”, y su misión es crear ideas de logro, éxito y posibilidades para lograr las cosas; eso se traduce en acciones que te llevan a resultados de la misma categoría. El otro amo se llama “fracaso”, y cuando se pone a trabajar produce ideas de derrota, impedimentos y mediocridad. Sus resultados en el mundo real también son equivalentes.

Tomado del libro: tu propósito de vida