Warren Buffett, PDF, Robert G. Hagstrom

WARREN BCFFETT es un hombre sorprendente. No sólo se ha convertido en la principal autoridad en inversiones bursátiles de Estados Unidos; sino que su récord de actuación, que se remonta a más de cuatro décadas, no tiene parangón.

El patrimonio neto personal de Buffett es, en la actualidad, de más de diez billones de dólares, resultado directo de sus astutas inversiones. Sin embargo, su temperamento y estilo personal no son lo que se podría esperar de un típico billonario.

La empresa que dirige, Berkshire Hathaway, tiene su sede central no en Nueva York sino en Omaha, Nebraska. Buffett conduce su propio coche y hace él mismo su declaración de impuestos. Es gentil, amable y honesto. También es enormemente inteligente, rápido e intuitivo.

Un hombre de gran cordialidad y un encanto genuino, Buffett ha captado el favor de los medios y de los inversores, tanto grandes como pequeños. La edición original de este libro alcanzó un destacado éxito, y en mi calidad de autor del mismo lo encuentro, por supuesto, gratificante. Pero sé, sin duda alguna, que el éxito del libro es, en realidad, un homenaje hacia Warren Buffetr.

En un período en que los mercados bursátiles parecen ser más enigmáticos que razonables, no es sorprendente que los inversores de todo el mundo; estén profundamente interesados en las ideas y el enfoque de las inversiones de Buffett.

La estrategia de inversión de comprar, y retener que se encuentra en el núcleo del enfoque de Buffett; llama la atención, de forma intuitiva, de la gente.

El principal enfoque de Warren Buffett es comprar y retener

El concepto de comprar un buen negocio, y retener esta inversión durante varios años y por lo tanto conseguir; unos rendimientos proporcionados con la buena marcha del negocio, es simple y directo.

Los inversores pueden entender y apreciar fácilmente la mecánica de este enfoque. la atracción de Warren Buffett es doble. Por un lado, es el representante intencionado del enfoque de comprar y retener y, por otro; sucede además que él se convirtió en billonario practicando este estilo de inversión.

Creo que esta obra describe un enfoque sencillo. No hay programas de ordenador que aprender. ni gruesos manuales de bolsa que descifrar. Tanto si usted es financiera mente capaz de comprar el 10 % de una empresa o sólo.

Warren Buffett sugiere que la teoría del mercado eficiente es defectuosa

Durante años, los académicos y profesionales de la inversión; han debatido la validez de lo que ha llegado a conocerse como la teoría del mercado eficiente. Esta teoría polémica sugiere que el análisis de los valores es una pérdida de tiempo; porque toda la información disponible se refleja en los precios actuales.

Aquellos que se adhieren a esta teoría sostienen, sólo medio en broma, que los profesionales en inversiones; podrían lanzar dardos a una página de cotizaciones de valores, y elegir a los ganadores con tanto éxito como un maduro analista financiero que se pasa horas absorto en el estudio del último informe anual o resumen trimestral.

Sin embargo, el éxito de algunos individuos que sobrepasan continua mente la media de rentabilidad de la bolsa el más notable; es Warren Buffett sugiere que la teoría del mercado eficiente es defectuosa. Los teóricos del mercado eficiente replican que no es la teoría la que tiene defectos. Más bien, son los individuos como Buffett los que son un acontecimiento five-sigma, un fenómeno estadístico tan raro que prácticamente nunca sucede.

Buffett adopta lo simple y evita lo complicado

Warren Buffett no es fácil de describir. Físicamente no es nada extraordinario, su apariencia externa se describe muchas veces como parecida a la de un abuelo. Intelectualmente es considerado un genio, aunque su relación práctica y realista con la gente no es realmente muy complicada.

Es sencillo, directo, franco y honesto. Muestra una cautivadora combinación de sofisticado y seco ingenio con un humor anticuado. Siente una profunda reverencia por todas las cosas lógicas y un indescriptible desagrado por la imbecilidad. Adopta lo simple y evita lo complicado.

Al leer los informes anuales, a uno le llama la atención lo cómodo encuentra Buffett citando la Biblia; a John Maynard Keynes o a Mae West. La palabra clave es, por supuesto, «leer». Cada informe tiene de sesenta a setenta páginas de información densa: no hay fotos, gráficos de color ni tablas.

Los que son suficientemente disciplinados para empezar en la primera página y seguir sin parar, se ven recompensados con una sana dosis de perspicacia financiera; humor informal, y una desenfadada honestidad. Buffett es muy espontáneo en su manera de informar.

Enfatiza tanto los más como los menos de los negocios de Berkshire. Opina que la gente que posee acciones en Berkshire Hathaway son los propietarios de la empresa; y les cuenta todo lo que a él le gustaría que le contaran si estuviera en sus botas.

Esta es La esencia de Warren Buffett

La fuerza que impulsa la estrategia de inversión de Warren Buffett es la distribución racional de capital. El determinar cómo van a distribuirse los beneficios de una empresa es la decisión más importante que un director tendrá que hacer; determinar cómo se van a distribuir los ahorros de uno mismo es la decisión más importante que tendrá que tomar un inversor.

La racionalidad la demostración de un pensamiento racional cuando se toma esta decisión es la cualidad que Buffet admira más. A pesar de sus extravagancias subyacentes, existe una línea de razonamiento que impregna a los mercados financieros. El éxito de Buffet es el resultado de haber localizado esta línea de razonamiento y no haberse desviado nunca del camino.

Buffett ha tenido su cuota de fracasos y no hay duda que tendrá unos cuantos más en los años venideros. Pero el éxito en las inversiones no es sinónimo de infalibilidad; en realidad, resulta de hacer más cosas bien que mal. La manera de Warren Buffett no es diferente. Su éxito como enfoque de inversión es tanto el resultado de eliminar aquellas cosas que pueden ir mal, que son muchas y complicadas, como la exigencia de que se hagan cosas bien, que son pocas y sencillas.

Los flujos de caja de un negocio son los beneficios del accionista

El valor de un negocio viene determinado por los flujos de caja estimados que se espera que se produzcan durante la vida del negocio, descontados a un tipo de interés apropiado. Los flujos de caja de un negocio son los beneficios del accionista de la empresa.

Al medir los beneficios del accionista durante un largo período, usted comprenderá si están creciendo de forma consistente a alguna tasa promedio o simplemente están flotando alrededor de algún valor constante.

Si la empresa tienen ganancias de esas que flotan por ahí, debería descontarlas a un tipo de interés a largo plazo. Si los beneficios del accionista muestran algún patrón predecible de crecimiento, el tipo de descuento puede ser reducido por esta tasa de crecimiento. No sean excesivamente optimistas respecto a la tasa de crecimiento futuro de una empresa. Es mejor utilizar una estimación conservadora para el crecimiento futuro de la empresa que permitir que el entusiasmo infle el valor del negocio.

Buffett utiliza la tasa de los bonos del Tesoro de EEUU a treinta años para descontar los flujos de caja esperados. No añade ninguna prima de riesgo de capital a esta tasa. Sin embargo, lo que si hace cautamente es ajustar la tasa de actualización hacia arriba cuando los tipos de interés están disminuyendo.

Deja un comentario