Saltar al contenido

Vivir ahora, Libérese del pasado, PDF, Krishnamurti

Vivir ahora, liberarse del pasado, vivir una vida feliz gracias al pensamiento presente.

Vivir aquí ahora debería ser un objetivo a corto plazo. No puedes vivir y ser feliz en el pasado, necesitas cambiar con urgencia. vivir el maravilloso regalo que es el presente.

Hay una tendencia en todos nosotros de conformarnos a las cosas, de acostumbrarnos a ellas, de culpar por esto
a las circunstancias: Decimos. Ah, si las cosas anduviesen bien yo sería diferente, o Denme la oportunidad y tendré éxito, o me siento aplastado por la injusticia de todo esto, siempre culpando a otros por nuestra desorientación, o a nuestro ambiente, o a la situación económica.

Si nos acostumbramos a la confusión, quiere decir que nuestra mente se ha embotado, así como podemos acostumbrarnos a la belleza que nos rodea, y que ya no la notamos. Uno se torna indiferente, duro y encallecido, y la mente, más y más torpe.

Si no nos acostumbramos a ello, tratamos de escapar tomando alguna droga, adhiriéndonos a algún grupo político, gritando, escribiendo, yendo a un partido de fútbol, a un templo o iglesia, o buscando cualquier otra forma de diversión.

La estructura social exterior, es el resultado de la estructura psicológica interna de nuestras relaciones humanas; porque el individuo es el producto de la experiencia total, el conocimiento y la conducta del hombre. Cada uno de nosotros es el almacén de todo el pasado.

En el individuo está lo humano, que es toda la humanidad. La historia completa del hombre está escrita en nosotros mismos. Observen de hecho lo que realmente está ocurriendo dentro y fuera de ustedes mismos; en esta cultura de competencias donde viven con sus deseos de poder, posición, prestigio, nombre, éxito y todo lo demás.

Observen los logros de los cuales están ustedes tan orgullosos, la totalidad de este campo que llaman vida; donde toda forma de relación es un conflicto que engendra odios, antagonismos, brutalidad y guerras interminables.

Al inquirir dentro de nosotros mismos, no estamos aislándonos del resto del mundo. No sería un proceso saludable. El hombre en todas partes se ve atrapado en los mismos problemas diarios.

Por eso al examinarnos internamente no somos neuróticos en sentido alguno, ya que no hay diferencia entre el individuo y la colectividad; esto es un hecho real; yo he creado al mundo tal como soy. No nos perdamos, pues, en la lucha entre la parte y el todo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: