Todo es posible si puedes creer, Vence tus temores con la fe

La palabra fe es hermosa y a la vez poderosa; no en vano se afirma que todo es posible si se puede creer.

Aunque la fe esta descrita en las sagradas escrituras con lujo de detalles, muchas personas no pueden aplicarla a su vida de manera efectiva.

La mejor manera de conseguir tener una idea clara de lo que es una consciencia gobernada por la fe es familiarizándonos íntimamente con la literatura bíblica del mundo.

Esta es la única literatura que ha pasado la prueba del tiempo. Todos los demás escritos se convierten rápidamente en verdades anticuadas. Cada afirmación pronunciada o cada hecho registrado en la gran masa de escritos del mundo es una connotación de la sólida literatura bíblica.

El verdadero mensaje de este libro está formado por repetidas instrucciones directas sobre cómo enfocar la literatura bíblica y cómo interpretarla para llegar a tener una comprensión clara de la fe y de su influencia ilimitada en la consciencia individual.

Efector causados por el temor

Algunos temores nos atacan solo momentáneamente, pero otros pueden permanecer con nosotros toda la vida. Una persona con temor a las alturas puede sentir que su pulso se acelera cuando entra a un ascensor con paredes de vidrio y sube veinte pisos en el vestíbulo de un hotel, pero su temor termina cuando sale del ascensor hacia el pasillo del hotel.

Por otro lado, nuestros temores al fracaso, a la soledad, al rechazo, al desastre inminente o a contraer una enfermedad grave parece que nunca desaparecen. Son temores constantes enclaustrados en la mente. Son temores que atacan la vida misma. Esos son los temores a los que se refiere este libro.

Esos temores se pueden describir con lo que los lingüistas llaman «rango semántico» de palabras: miedo, preocupación, ansiedad, intimidación, perturbación, temor, intranquilidad, angustia, aprensión y otros. A veces es difícil saber exactamente cuáles de estas palabras describen mejor lo que sentimos, y realmente no importa. Cualquier término que usemos, todos estos sentimientos pueden suscitar respuestas tóxicas: inmovilización, parálisis, retraimiento, pasividad, depresión y trastornos psicosomáticos: enfermedades mentales sin causa física discernible.

El miedo casi siempre se basa en el futuro. A veces tenemos miedo porque sabemos lo que viene en el futuro, pero es más común que le temamos a lo que no sabemos del futuro. Tenemos miedo a lo que podría pasar.

Lo que la Biblia dice acerca del temor

Para entender por qué Dios es la respuesta a todos nuestros temores, debemos entender lo que la Biblia dice acerca del temor. Y dice mucho. Nos dice más de trescientas veces que no temamos. «No temas» es su mandamiento que se repite con más frecuencia. La palabra miedo aparece más de doscientas veces, y temor y terror más de cien cada una.

Los héroes bíblicos fueron personas comunes que tuvieron que aprender las mismas cosas que tú y yo tenemos que aprender: a expulsar el temor incrementando el conocimiento de Dios, a cambiar el enfoque del temor presente al Dios eterno, a reemplazar lo que no se sabe del futuro con lo que sí se sabe de Dios.

El temor es un ladrón. Erosiona nuestra fe, saquea nuestra esperanza, se roba nuestra libertad y se lleva nuestra alegría de vivir la vida abundante en Cristo. Las fobias son como los anillos de una serpiente: mientras más cedemos a ellas, más fuerte aprietan. Cansados de luchar, sucumbimos a la tentación de rendirnos a nuestros temores, pero lo que parecía una salida fácil se convierte, realmente, en una cárcel de incredulidad: una fortaleza de temor que nos mantiene cautivos.

Si has batallado con el temor, no estás solo. El temor no respeta gente ni edad. Golpea al débil y al poderoso. Atormenta al joven y al viejo, al rico y al pobre. Hasta los que parecen tenerlo todo, incluso las celebridades, los héroes y los líderes «intrépidos», confiesan tener una amplia variedad de fobias.

Tu estás a salvo en las manos de Dios

Aceptar ese maravilloso regalo de Dios es la única manera de liberarte del temor. Sí, los mismos problemas todavía devastan la tierra, y todavía tocarán tu vida, pero ya no tienes que tenerles miedo. No importa lo que te pase en este planeta, puedes vivir con la promesa de que estás a salvo en las manos de Dios, a quien conocerlo es confiar en él.

Dios es grande, maravilloso, y su misericordia es para siempre. El tiene el poder de trasformar nuestra vida; si confías en EL sentirás una infinita paz en tu corazón. Muchas personas se dejen llevar por vanas teorías, doctrinas sin sentido que lo único que tratan es de desviar nuestro corazón del verdadero amor. El amor que ofrece nuestro DIOS es completo, no existe algo similar, por tal motivo la invitación es a que luchemos con todas nuestras fuerzas para seguir en sus camino.

La evidencia más grande del amor de Dios es el hecho que, aunque nos rebelamos y merecíamos la muerte, él no quiso que muriéramos. Es difícil imaginar por qué, pero él anhela que compartamos toda la eternidad con él. Por eso encontró la solución a la condenación que el pecado había ocasionado para nosotros.

Si Dios es el único bien por excelencia, el bien en sí mismo: acudamos a Él. Solo en Dios podemos ser buenos, disfrutar de actos de bondad y ser libres de la amargura. Solo en Dios, que es bueno, podemos disfrutar de la paz, amar y ser amados. Porque Dios es bueno, solo en Él podemos disfrutar lo bueno de esta vida. Solo estando en Jesucristo podemos practicar la justicia, es decir, lo que es bueno ante los ojos de Dios.

Deja un comentario