PDF, Nunca renuncies a tus sueños

Si renuncias a tus sueños, renuncias a todo. No es posible avanzar con firmeza hacia una meta, si tus sueños no son claros y bien alimentados. Hay que reconocer que una circunstancia difícil nos hacer pensar en renunciar.

La manera en que nos enfrentamos a los rechazos, las decepciones, los errores, las pérdidas, los sentimientos de culpa, los conflictos en las relaciones, las críticas y las crisis profesionales, puede generar madurez o angustia, seguridad o traumas, líderes o víctimas. Algunos momentos generan conflictos que nos cambian la vida, aunque no lo percibamos en el instante en que sucede.

Hay personas que ya no se recuperaron después de sufrir ciertas derrotas. Otras nunca más tuvieron coraje de mirar con esperanza el horizonte después de una pérdida. Personas sensibles sucumbieron presas de la culpa, se convirtieron en rehenes de su pasado después de cometer ciertos errores. La culpa las asfixió.

Algunos jóvenes extravertidos quedaron afectados para siempre en su autoestima después de ser humillados en público. Otros se perdieron la primavera de sus vidas porque fueron rechazados por sus defectos físicos o por no tener un cuerpo acorde con el patrón enfermizo de belleza dictado por los medios.

Algunos adultos no volvieron a remontar después de atravesar una grave crisis financiera. Muchos hombres y
mujeres perdieron el romanticismo
después de fracasar en sus relaciones
afectivas, después de haber sido
traicionados, incomprendidos, heridos o
no amados.

Como controlar tu vida, PDF – activa todo tu potencial

Hay que empezar por reconocer que el sentido que encontramos en las personas, objetos y en nuestras circunstancias es subjetivo. Las cosas no tienen un significado intrínseco.

Tanto el comportamiento funcional como el disfuncional resultan de las decisiones que la gente hace basada en significados creados. Esto también quiere decir que tenemos el poder de alterar nuestras percepciones, corregir las que nos hunden y mejorar las que nos ayudan.

Tu visión de la vida se entrelaza de manera profunda con tu tendencia al éxito. Las personas engreídas y miserables pueden triunfar y seguir siendo miserables. Eso no es éxito.

El éxito es hacer lo que amas y ser feliz por eso.Para aprender cómo obtener un mejor manejo de tus percepciones, emociones y comportamiento, es útil revisar cómo piensas.

La mente es más astuta de lo que pensamos y siempre está jugando con
nuestros egos para sabotear nuestras mejores intenciones. Así es la condición humana. La buena noticia es que, si lo decidimos, podemos ser conscientes en controlar nuestras intenciones para crear hábitos que mejoren nuestras vidas.