Crecimiento personal

Etiqueta: Relación de pareja Página 1 de 2

Walter Riso, Los limites del Amor

Realmente, ¿nunca esperas nada a cambio de tu pareja, ni siquiera una mínima retribución? No seamos hipócritas. Si eres fiel, esperas fidelidad; si das sexo, esperas sexo; y si das ternura, no esperas un golpe.

El mito del amor sin límites ha hecho que infinidad de personas establezcan relaciones totalmente dañinas e irracionales, en las que se promulga el culto al sacrificio y la abnegación sin fronteras. «Vivo para ti», «Mi felicidad es tu felicidad»: amor andrógino, dependencia feliz, adicción bendita. ¿Y después qué? ¿Cómo escapar si me equivoqué?

Si el amor teórico y celestial es ilimitado y no conoce condiciones, el amor terrenal las necesita, y con urgencia. Basta mirar cualquier indicador sobre maltrato y relaciones disfuncionales para darse cuenta de que los llamados «males del amor» ya conforman un problema de salud pública.

Reconocer que existen ciertos límites afectivos no implica necesariamente dejar de amar, sino aceptar la posibilidad de modificar la relación en un sentido positivo o simplemente alejarse y no estar en el lugar equivocado, aunque duela la decisión.

El amor no puede ser obsesión

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar es tu principal fuente de realización; el amor se convertirá en una obsesión y no serás capaz de renunciar al afecto o a tu pareja cuando debas hacerlo.

La máxima es como sigue; así el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón: no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan. El buen amor es un problema de calidad total.

Este libro habla del amor de pareja y está dirigido a todas aquellas personas que quieren vivir el amor de una manera más tranquila y sosegada y sin tanta irracionalidad.

El mensaje es que no necesitas «amar el amor sobre todas las cosas» para vivir en pareja y que hay límites a partir de los cuales el amor se transforma en enfermedad o adicción.

Para amar no debes renunciar a lo que eres. Un amor maduro integra el amor por el otro con el amor propio; sin conflicto de intereses: «Te quiero, porque me quiero a mi mismo, porque no me odio».

Bernardo Stamateas, Gente Tóxica, PDF

La culpa es uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano y, al mismo tiempo, una de las maneras más utilizadas para manipular a los otros. Los psicólogos establecen que la culpa es la diferencia entre lo que hice y lo que debería haber hecho, entre lo que quiero y lo que debería hacer.

La culpa es una emoción que nos paraliza, que nos impide seguir desarrollando todo el potencial que tenemos; la culpa es venganza, bronca y boicot contra uno mismo. Vivir con culpa es vivir con cadena perpetua. Es condenarse a vivir insatisfecho, victimizándose todo el tiempo por la vida que nos ha tocado vivir.

Cada uno de nosotros hemos nacido con un propósito único y especial, con un sueño que sólo nosotros mismos podemos cumplir. Cuando una de las áreas de nuestras vidas no alcanza toda su capacidad de expresión nos sentimos con culpa, nos volvemos vulnerables a la queja, a las demandas y a la manipulación.

Si le damos permiso a la culpa que para que crezca y ocupe cada vez más espacio dentro de nuestras emociones, ésta se convertirá en la causante de una depresión que sabremos dónde comienza pero no dónde termina.

Quienes viven con culpa establecen dentro de sí pensamientos rígidos, normas inflexibles y principios imposibles de alcanzar cuyo objetivo final es boicotear el éxito, obligándose así a vivir en medio de un fracaso continuo.

Sentimos culpa por ser felices: ¿cómo puedo ser feliz yo, si mi mamá, mi hermana y mi tía están separadas y solas? Y así es como boicoteas tu matrimonio.

¿Cómo puedo yo disfrutar de comprarme un par de zapatos nuevos si mi hermana no tiene trabajo? Pues bien, puedes comprarte los zapatos y también ayudar a tu hermana, siempre y cuando ella no esté abusando ni manipulando tus emociones…

Todo no termino, PDF, Silvia Salinas

El duelo es un proceso, y esa palabra reúne dos conceptos fundamentales: el de cambio y el de tiempo. Ninguna otra situación vivencial es tan clara expresión de la idea de proceso que el momento de vivir un duelo.

Crear un duelo no es olvidar lo perdido, ni despreciar lo que no esta. Crear un duelo es ser consciente de lo que dejo en mi aquello del pasado y agradecer a la vida el haberlo encontrado; haberlo vivido aunque sea por el corto o largo tiempo que estuvo a mi lado.

Crear un duelo no es hacer desaparecer la cicatriz, es encontrarme con ella casualmente al bañarme; acariciarla y darme cuenta de que ya no me dude al tocarla. No importan demasiado las circunstancias, un cambio, una ruptura, una muerte; siempre hay un duelo por delante cuando algo de lo vivido queda atrás. Y lo que sigue sera mejor o peor, o igual de bueno, de malo o de intrascendente.

De todos modos, habrá un duelo que crear por lo que ya no esta. Por supuesto que un divorcio no es un motivo de festejo, pero tampoco debería ser motivo de suicidio. Divorciarse es dejar de apostar por una pareja y, por lo tanto; es una perdida, por lo menos de una ilusión, de un sueño, de un proyecto.

Separación del vinculo

Pero no es dejar de apostar por la pareja en general: sobre todo si somos capaces de entender que es mas importante divorciarse del vinculo que separarse de la persona. Esto sera lo único que garantice la posibilidad de establecer un vinculo diferente la próxima vez, con otra persona o con la misma.

Cuando esta reconstrucción no es posible en un matrimonio, ademas de un divorcio hay una separación y, entonces; un fracaso luego un duelo y por ello un dolor.

La autora nos propone que dividamos ese dolor en dos grandes penas: El dolor que sentimos por todo lo que había y no hay, es decir, por todo lo que termino; y el dolor que sentimos por todo lo que no termina, esto es, por no poder desprendernos de algunas cosas, de algunos recuerdos, de algunas historias y aventuras compartidas.

Dolor que nos obliga a darnos cuenta de que no todo termina tan rápida ni tan fácilmente; que detrás de un final hay todavía demasiadas cosas de las que hacerse cargo; demasiadas vivencias que experimentar, demasiados vínculos que redefinir, demasiadas experiencias que capitalizar, demasiados estímulos que procesar, demasiadas ausencias que superar.

JORGE BUCAY, Granada, España, junio 2oo3.


Salvaje de corazón, PDF – john eldredge

Introducción.

La mayoría de los mensajes para hombres fallan a la larga. La razón es sencilla: pasan por alto lo profundo y verdadero para el corazón del hombre, sus pasiones reales, y simplemente intentan darle forma usando diversas formas de presión. Este es el hombre que debería ser. Esto es lo que un buen esposo, padre cristiano practicante tiene que hacer. Llene: los espacios en blanco a partir de aquí. El es responsable, sensible, disciplinado, fiel, diligente. consciente de sus deberes etc.

Muchas de estas son buenas cualidades. No dudo que esos mensajeros tengan buenas intenciones. Pero hasta donde recuerdo, el camino al infierno esta pavimentado de buenas intenciones. A estas alturas debería ser obvio que son casi un complete fracaso.

No. los hombres necesitan algo mas. Necesitan un entendimiento mas profundo de por qué añoran aventuraras, y batallas y
a una belleza,.. y por qué Dios los hizo sencillamente así . Ademas necesitan una completa comprensión de por que las mujeres anhelan que se luche por ellas, que las lancen a la aventura y ser la bella. Dios también las hizo así.

De modo que les presento este libro, no como, los siete pasos para ser un mejor cristiano, sino corno un safari del corazón para recuperar una vida de libertad, pasión y aventura. Creo que ayudara a que los hombres recuperen sus corazones, y las mujeres también. Es mas, ayudara a las mujeres a comprender a sus hombres, y a ayudarles a vivir la vida que ambos desean. Esa es mi Oración por usted.

Lo que importa no es la critica, ni el individuo que señala como tropieza el hombre fornido, o donde el que hace hazañas pudo haberlas hecho mejor. El crédito pertenece al hombre en la arena, cuyo rostro esta estropeado por el polvo, el sudor y la sangre, quien lucha con valentía, quien conoce los grandes entusiasmos y las grandes devociones, quien se agota por una causa digna, quien en el mejor de los casos conoce al final el triunfo del gran logro, y en el peor, si fracasa, al menos lo hace mientras se arriesga pacientemente; por eso su Lugar nunca estará con aquellas almas frías y tímidas que nunca han conocido ni la derrota ni el triunfo

TEDDY ROOSEVELT.

Página 1 de 2

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén