Crecimiento personal

Etiqueta: Relación de pareja Página 1 de 3

10 principios para no morir de amor, PDF

Hay que seguir adelante, no podemos renunciar a la vida y menos por amor. es difícil aceptar . Que tu esposo/a de un momento a otro te que quiere el divorcio; eso duele, a unos mas, a otros menos, pero duele.

Actualmente el matrimonio se valora muy poco, hasta se escucha decir por ahí; que es mejor el divorcio, cosa que causa tristeza. no fue así antes; El modernismo a vuelto la gente carente de sentimientos, personas facilistas, al primer disgusto solo se les ocurre decir…separémonos.

Ya no te quiero, es una frase común en estos días, sin temor a equivocaciones se puede decir, jamás hubo amor. El amor es un sentimiento puro; no se quita de la noche a la mañana, partiendo de ese punto es mejor decir gracias amor por todo lo vivido.

Es difícil asumir que el desamor ha llegado a nuestras vidas; ya que el hombre es animal de costumbres, y por tanto hay quien se resigna ante este sentimiento; no creando otras expectativas que continuar en una relación cortés, pero claro está, no es probable que el otro acceda a ello.

Sería un intento de prolongar algo que podría convertirse en una agonía. Y la agonía en el amor es muy desagradable y puede llevarnos al aborrecimiento por el otro; lo cual ya lindaría con la peligrosidad y los límites que jamás se deben rebasar.

Si el desamor llega es mejor separarse

Cuando el desamor llega a nuestra vida como pareja, es mejor separarse y convertir la relación en un amor amistoso, quizás sea la mejor solución.

El desamor no suele ocurrirles a los dos miembros a la vez. Ojalá fuera así, pero es algo inusual, desgraciadamente, porque se evitarían de ese modo muchos sufrimientos; es por eso que ante el desamor los dos sufren, es un momento de duelo de pérdida para los dos.

Si se sabe asumir esta fase sin dramatismos neuróticos, pueden evitarse muchos sufrimientos extras; producto de la resistencia a que puedan producirse cambios, entre los que por supuesto está la separación.

El desamor puede ser un motivo de separación para evitar daños mayores. Cómo llevar mejor una separación cuando el desamor protagoniza nuestros sentimientos hacia el otro. Mirar hacia otro lado sabiéndose dueño de la vida de uno y de los sentimientos, con control sobre ellos, sería lo óptimo.

Guía práctica del amor propio, PDF

La cuestión del amor propio se ha convertido en un verdadero problema. Hombres y mujeres sometidos a humillaciones; simplemente porque no se valoran, y no solamente hablando de relaciones amorosas.

Después de leer esta guía, tendrás claro en qué áreas de tu vida
debes empezar a trabajar para poner en valor tu valor y que tus
acciones sean un reflejo de ello

Nuestra vida está cien por cien condicionada por nuestra percepción de la misma y claro está, nosotros somos el actor principal, así que nuestro pensamiento y comportamiento también están condicionados.

Todo lo que nos sucede en relación a otros habla más de nosotros
mismos que de los otros.

Ni que decir tiene que, en cualquier caso, es nuestro propio proceso lo que nos concierne. Centrarnos en la historia de otro, los problemas de otro, los errores del otro. . . , no es más que una desviación de la mente para no atendernos a nosotros mismos.

Reconocer la propia falta, el desamor y la necesidad de cambio, puede ser duro y nada fácil de llevar, sobre todo sin ayuda. Recuperar el Amor Propio es sin duda, un largo proceso, cuando la falta de valor personal es la que ha marcado las pautas hasta el momento.

Inma Brea.

Walter Riso, Los limites del Amor

Realmente, ¿nunca esperas nada a cambio de tu pareja, ni siquiera una mínima retribución? No seamos hipócritas. Si eres fiel, esperas fidelidad; si das sexo, esperas sexo; y si das ternura, no esperas un golpe.

El mito del amor sin límites ha hecho que infinidad de personas establezcan relaciones totalmente dañinas e irracionales, en las que se promulga el culto al sacrificio y la abnegación sin fronteras. «Vivo para ti», «Mi felicidad es tu felicidad»: amor andrógino, dependencia feliz, adicción bendita. ¿Y después qué? ¿Cómo escapar si me equivoqué?

Si el amor teórico y celestial es ilimitado y no conoce condiciones, el amor terrenal las necesita, y con urgencia. Basta mirar cualquier indicador sobre maltrato y relaciones disfuncionales para darse cuenta de que los llamados «males del amor» ya conforman un problema de salud pública.

Reconocer que existen ciertos límites afectivos no implica necesariamente dejar de amar, sino aceptar la posibilidad de modificar la relación en un sentido positivo o simplemente alejarse y no estar en el lugar equivocado, aunque duela la decisión.

El amor no puede ser obsesión

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar es tu principal fuente de realización; el amor se convertirá en una obsesión y no serás capaz de renunciar al afecto o a tu pareja cuando debas hacerlo.

La máxima es como sigue; así el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón: no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan. El buen amor es un problema de calidad total.

Este libro habla del amor de pareja y está dirigido a todas aquellas personas que quieren vivir el amor de una manera más tranquila y sosegada y sin tanta irracionalidad.

El mensaje es que no necesitas «amar el amor sobre todas las cosas» para vivir en pareja y que hay límites a partir de los cuales el amor se transforma en enfermedad o adicción.

Para amar no debes renunciar a lo que eres. Un amor maduro integra el amor por el otro con el amor propio; sin conflicto de intereses: «Te quiero, porque me quiero a mi mismo, porque no me odio».

Bernardo Stamateas, Gente Tóxica, PDF

La culpa es uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano y, al mismo tiempo, una de las maneras más utilizadas para manipular a los otros. Los psicólogos establecen que la culpa es la diferencia entre lo que hice y lo que debería haber hecho, entre lo que quiero y lo que debería hacer.

La culpa es una emoción que nos paraliza, que nos impide seguir desarrollando todo el potencial que tenemos; la culpa es venganza, bronca y boicot contra uno mismo. Vivir con culpa es vivir con cadena perpetua. Es condenarse a vivir insatisfecho, victimizándose todo el tiempo por la vida que nos ha tocado vivir.

Cada uno de nosotros hemos nacido con un propósito único y especial, con un sueño que sólo nosotros mismos podemos cumplir. Cuando una de las áreas de nuestras vidas no alcanza toda su capacidad de expresión nos sentimos con culpa, nos volvemos vulnerables a la queja, a las demandas y a la manipulación.

Si le damos permiso a la culpa que para que crezca y ocupe cada vez más espacio dentro de nuestras emociones, ésta se convertirá en la causante de una depresión que sabremos dónde comienza pero no dónde termina.

Quienes viven con culpa establecen dentro de sí pensamientos rígidos, normas inflexibles y principios imposibles de alcanzar cuyo objetivo final es boicotear el éxito, obligándose así a vivir en medio de un fracaso continuo.

Sentimos culpa por ser felices: ¿cómo puedo ser feliz yo, si mi mamá, mi hermana y mi tía están separadas y solas? Y así es como boicoteas tu matrimonio.

¿Cómo puedo yo disfrutar de comprarme un par de zapatos nuevos si mi hermana no tiene trabajo? Pues bien, puedes comprarte los zapatos y también ayudar a tu hermana, siempre y cuando ella no esté abusando ni manipulando tus emociones…

Página 1 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén