PDF, Cómo tener una mente positiva siempre

La realidad muestra que nos convertimos en lo que pensamos; somos la manifestación concreta de nuestras creencias más profundas y “nuestros resultados tienen el mismo tamaño que el de nuestras ideas”.

Si somos mezquinos para pensar en nuestros triunfos, él éxito será escaso en nuestra vida. Por el contrario, si imaginamos generosamente lo bueno y positivo para nosotros, entonces iremos encontrando, más fácilmente, prosperidad a lo largo de nuestro camino.

Dice el Saint Germain: “Cuando el estudiante comprende que aquello en lo que él conecta su atención se le adhiere; que se convierte en él mismo ó (dicho de otro modo, que él se convierte en aquello en que se concentra con toda la intensidad que él emplee; verá la importancia de mantener su atención lejos de todo lo destructivo en la experiencia humana”.

Por lo tanto, si prestamos mayor atención a cómo estamos pensando las relaciones, las situaciones, la vida e incluso a nosotros mismos; podemos darnos cuenta de qué ideas y creencias nos están jugando en contra y mejorarlos de inmediato.

Descubriendo las Leyes Universales o Cósmicas

Recién en estos tiempos estamos más preparados para comprender más profundamente el funcionamiento de nuestra mente. Hoy podemos aceptar con menos resistencias la existencia de las llamadas Leyes Universales o Cósmicas como verdades irrefutables. Una de ellas es la Ley Menta. que consiste en el hecho de que todo lo que cobra vida en la dimensión física visible- externa; es generado desde el plano mental (o mundo de las ideas).

Ningún pensamiento es sin efectos. Si pudiéramos verlos, ver sus formas y sus consecuencias por anticipado; nos horrorizaríamos por el uso inadecuado que hacemos de esta herramienta de poder creador y querríamos transformarlos de inmediato.


Cada vez que pensamos algo, una parte de nuestra corriente de energía se mantiene activa y ligada al cumplimiento de esa creación. Si, hasta ahora, no hemos sido muy consientes del tipo de formas mentales, hacia las que estamos dirigiendo esa buena parte de nuestra energía; aumentan notablemente las probabilidades de estar creando algo limitado para
nosotros mismos y para los demás.

La clave para hacer un óptimo aprovechamiento de esta Ley es centrar nuestra voluntad en decretarnos sin límites lo positivo; lo bueno y lo benefactor (lo constructivo). Estar presentes allí hará que vayan desapareciendo espontánea y fácilmente de nuestra programación mental los miedos (pensamientos ilusorios y limitantes).

Las dudas (pensamientos contradictorios, en lucha) y el pesimismo (pensamientos negativos y de fracaso). De otro modo, estaremos sumando Karma negativo en nuestros haberes existenciales.

PDF, La vibración del pensamiento

El universo esta gobernado por una ley, una ley muy importante, Sus manifestaciones son multiformes, pero consideradas desde un punto de vista fundamental, es claro que no existe mas que una ley. Conocemos algunas de sus manifestaciones, pero ignoramos todo acerca de otras. No obstante cada día se aprende un poco mas sobre ellas, el velo se ha ido cayendo gradual mente.

El ser humano lleno de amor percibe amor por todas partes y atrae el amor del los demás. El ser humano que alberga odio en su corazón recibe todo el odio que puede soportar. El ser humano que piensa en luchar suele luchar contra todo lo que puede hasta que lo supera. Y así con todo el mundo: cada uno recibe lo que pide a través de la telegrafía sin cables de la mente. Quien se despierta por la mañana sintiéndose de mal humor suele conseguir que toda la familia se ponga del mismo humor antes de acabar de desayunar.

La cuestión de la atracción del pensamiento es algo muy serio, cuando se piensa bastante en ello uno se da cuenta de que una persona crea sus propias circunstancias, aunque culpe de ello a otras.

Las personas que han comprendido esta ley y mantienen un pensamiento positivo y tranquilo, y no se ve afectada de ninguna manera por la falta de armonía que pudiera rodearla. Estas personas son como el recipiente del que se vierte aceite en aguas turbulentas: permanecen serenos y tranquilos mientras la tormenta brama a su alrededor. Cuando se ha comprendido el funcionamiento de esta ley uno se haya a merced de las caprichosas tormentas del pensamiento.

Se paso la era de la fuerza física para ir a parar a la de la supremacía intelectual, y ahora entramos a un campo medianamente conocido que es el de la energía psíquica, este campo cuenta con sus propias leyes y debemos familiarizarnos con ellas o bien estas nos superaran, como les ocurre a los que ignoran los planos de esfuerzo.

En esta obra el autor intenta aclarar importantes principios que subyacen a este campo de energía que se abre ante nosotros, y cada persona pueda utilizarla a su favor.

El Poder Mágico De La Palabra, PDF – Florence Scovel Shim

¡Las palabras tienen poder! y toda persona debe saberlo. El lenguaje es suplantación del universo, sustitución de todas las cosas por medio de palabras.

Regresar a la sabiduría del lenguaje sería una forma de regresar a nuestra propia humanidad. Las palabras pueden influir positiva o negativamente en nuestra en su vida.

Lo innombrado es lo ignorado. La palabra es punto de partida de to dolo que es humano. La correspondencia entre los hombres y el mundo pasa siempre por la mediación de la palabra. Ella es voz que nombra la realidad,es referencia y signo que determina todas las representaciones.

Las palabras son trascendencia: de nuestro cuerpo, de nuestro espacio. Según el imaginario griego, la palabra era vida imperecedera que se alejaba del cuerpo perecedero, sobreviviéndolo.

Quizá una de las maneras de entender nuestro presente sea familiarizándonos con las implicaciones de las palabras…

RAFAEL FAUQUI.

Poder y naturaleza de la mente, PDF – Gueshe Kelsang Gyatso

Poder mental, Espiritualidad y materialismo

El materialismo nos ha llevado a convertirnos en seres hipócritas, a disfrazar la ambición con supuestas buenas obras. Cada persona debe examinarse, y de manera consciente eliminar todo aquello que nos aleja de las virtudes del alma.

En los últimos años, nuestro entendimiento y control del mundo externo han aumentado considerablemente y como resultado hemos presenciado un notable progreso material.

Sin embargo, la felicidad del ser humano no se ha incrementado del mismo modo. Hoy día no hay menos sufrimientos ni menos infortunios en el mundo, incluso se podría decir que experimentamos más problemas e infelicidad que nunca.

Esto indica que la causa de la felicidad y la solución a nuestros problemas no se encuentran en el conocimiento y control del mundo externo. La felicidad y el sufrimiento son sensaciones, partes de nuestra mente, por lo que sus causas principales no existen fuera de ella. Si queremos ser realmente felices y liberarnos del sufrimiento, debemos mejorar nuestra comprensión de la mente.

descargar