Plantas, Medicinales del Pueblo Maya, PDF

Para la medicina maya, la naturaleza está por encima de los hombres, determinando sus vidas y su proceso de salud-enfermedad. Por esta razón se venera. El ambiente y el cosmos tienen influencia sobre la vida y explican el funcionamiento del cuerpo a través de las leyes de la naturaleza.

La medicina maya considera al hombre como parte integrante e interactuante del cosmos y la sociedad, por lo que todas las actividades del individuo repercutirán en ellas. Cualquier cambio o acción en la naturaleza, comunidad y familia, lo afectarán a su vez a él, provocándole salud o enfermedad.

La filosofía de la cultura Maya generó un cambio en las demás culturas del continente americano, por eso es importante retomar el valor que tienen estas tradiciones, entre ellas la herbolaria, ya que está plenamente demostrado que desde la época de la conquista, nuestros ancestros se curaban con este tipo de tratamientos.

De acuerdo con la OMS, la medicina tradicional es la suma total de conocimientos, habilidades y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias oriundos de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados en el mantenimiento de la salud, así como en la prevención, diagnosis o tratamiento de las enfermedades físicas o mentales.

La Medicina Tradicional Maya se basa en una cultura, cosmovisión y espiritualidad propias. Equilibrio de mente y cuerpo, meridianos de energía, enfoques biodinámicos y holísticos; son conceptos que han ganado terreno en las últimas décadas. La llamada medicina alternativa o naturopatía se ha convertido en una opción normalizada para conseguir salud sin costes secundarios.

Curso de Medicina Natural, PDF – Dr. Eduardo Alfonso

Naturismo, Medicina natural, Médicos naturistas

La filosofía naturista no solamente trata de darnos una solución a los problemas de la salud y de la enfermedad, sino que ha de procuramos el cauce necesario para las manifestaciones del espíritu que, a la postre, son las genuinamente humanas.

Se ha dicho y escrito, con razón, que la filosofía de los pueblos orientales determina un modo de aceptación de la vida que elimina casi totalmente las tensiones emotivas causantes de las citadas enfermedades.

Levis Roland hace notar la muy inferior mortalidad por afecciones del corazón y de los vasos sanguíneos en el Japón y países del extremo Oriente, que en nuestros pueblos occidentales.

La prisa como dice el gran filósofo Pedro Caba, «es indecente». Sí; es indecente porque quita a la vida humana su contenido contemplativo y espiritual, y esto inutiliza nuestros mejores y más íntimos valores del alma.

El hombre que tiene prisa porque le acucia la necesidad de resolver su problema vital inmediato, no tiene tiempo de meditar; y estoes una catástrofe para todo ser humano.