PDF, Elija ser rico, Robert Kiyosaki

Está a punto de embarcarse en este programa porque desea cambiar su vida. Pero antes de cambiar su vida, debe cambiar sus ideas. Sus pensamientos y creencias están profundamente arraigados, tanto que quizás no se dé cuenta de la medida en la que han moldeado sus penurias
financieras.

Si alberga la esperanza de tener libertad financiera, el autoconocimiento es crucial. En este capítulo, preparará un inventario
de sus actitudes. Aprenderá cuáles son de ayuda y cuáles lo están
atascando. Y encontrará una fuente de nuevas ideas con el poder de
conducirlo en una dirección diferente, hacia el camino de la libertad
financiera. Elegir transitar o no este camino, es una decisión

Cuando se mira en el espejo, ¿qué murmura? ¿Se reprende con comentarios como “Tengo exceso de peso” y “Estoy envejeciendo”?
O se para con orgullo y dice: “¡Me veo fantástico!”.

El espejo refleja mucho más de lo que ven los ojos. Este refleja los pensamientos internos y las creencias: el alma. Escuche los pensamientos que
vienen del alma. ¿Son negativos? Nunca se encaminará hacia la riqueza si permite que esos pensamientos lo aflijan.

PDF, El arte de hacer dinero

En el camino que conduce a la riqueza material, tendremos que convertirnos en practicantes de técnicas y lecciones enfocadas a tal fin.

«El arte de hacer dinero», Este libro contiene claves VALIOSAS para alcanzar la libertad financiera..

La independencia financiera requiere que usted aplique los principios de liderazgo en su ámbito económico, y el principio fundamental que le permitirá la prosperidad será el dominio de sí mismo, esto es, la madurez de carácter, pues sin ello difícilmente podrá tener una visión clara de cómo obtener la independencia financiera que, expresada con una frase fácil de memorizar, consiste en hacer que el dinero trabaje para usted, y no que usted trabaje para el dinero.

Tal vez piense que la realidad económica por la que está usted atravesando en estos momentos es muy difícil y no ve cómo podría alcanzar su independencia financiera si vive agobiado por sus deudas. Sin embargo, muchos problemas económicos no se explican por la falta de ingresos, sino por la indisciplina en sus gastos y su incapacidad para ahorrar.

Muchísimas personas salen de casa todas las mañanas a ganar algo que no saben cómo se maneja y, no obstante, atribuyen su falta de dinero al bajo salario devengado. Dicen: “Lo que gano no me alcanza para nada”. Ésta es su conclusión fatalista, aunque el problema de fondo radica en los hábitos de consumo y en el desconocimiento de cómo administrar sus ingresos. Han vivido sin tener control de sus finanzas y la culpa de todo se la atribuyen a su sueldo.

Si en esta sociedad el dinero es y seguirá siendo el medio de intercambio para obtener satisfactores, ya va siendo hora de que usted domine los principios que lo rigen. Su prosperidad no depende únicamente de sus ingresos, sino de la forma en que los administra. En otras palabras: lo importante no es lo que gana, sino cómo lo gasta; es más, lo que importa verdaderamente es cuánto de sus excedentes invierte en su futuro.

Históricamente, las bases de la prosperidad económica no han cambiado demasiado; nuestros abuelos aplicaron muchos de esos principios durante toda su vida. Sin embargo, nuestra sociedad moderna se basa, fundamentalmente, en el consumo: una propaganda incesante acerca de una infinidad de productos y servicios nos espera cada mañana y a cada instante.

Identifica y cambia tus creencias limitantes

Las creencias son afirmaciones, pensamientos, juicios e ideas sobre nosotros mismos, sobre la gente de nuestro entorno, el mundo que nos rodea y su funcionamiento.

Nuestras creencias filtran lo que captamos a través de nuestro sistema sensorial, de manera que determinan el significado que asociamos a cada vivencia en particular, por insignificante que esta nos parezca. Las creencias ejercen un gran impacto sobre la manera en que nos comportamos y los resultados que obtenemos en base a nuestro comportamiento.

Las creencias actúan como “profecías de necesario cumplimiento”. Nuestras creencias, ya sean limitantes o potenciadoras, determinan nuestros actos, y nuestros actos verifican y refuerzan las creencias en un bucle que se retroalimenta a sí mismo. Con el paso del tiempo, las creencias se arraigan con más fuerza y parecen cada vez más reales.

Para continuar profundizando en el papel que las creencias desempeñan en la forma en que interpretamos nuestro mundo es necesario que precisemos los conceptos de leyes, supersticiones y creencias.

Las creencias operan al nivel de la estructura profunda e influyen sobre la estructura superficial de nuestros pensamientos y comportamientos. Aunque somos conscientes de muchas de nuestras creencias, en general nuestras creencias más arraigadas e influyentes operan fuera de nuestra percepción consciente.

Hay algunas creencias que vemos como verdades absolutas y que nunca cuestionamos: “así son las cosas”, “yo soy así”. Un cambio de creencias puede generar un gran cambio en la forma en que vivimos nuestras vidas y en los comportamientos que manifestamos…

150 Pergaminos de la excelencia, PDF

La vida del ser humano esta llena de preguntas, preguntas a las que se les debe hallar las respuestas. aquí Estamos de paso y debemos un día regresar al lugar de donde fuimos enviados.

Depende de nosotros en gran parte regresar allá con la dicha de haber disfrutado nuestra estadía en esta tierra; o con la tristeza de haber desperdiciado el tiempo viviendo de una manera mezquina. Una vida excelente es la que se debe vivir, y para eso nosotros debemos alcanzar la excelencia.

Vivimos tiempos de gran velocidad, el cambio no puede esperar para mañana, hoy es el día de la decisión y el compromiso. La decisión de ser excelente es una decisión personal, que no se logra por memorando o decreto; es una decisión de autodirección, de autodisciplina, de convertirnos en lo que deseamos ser; es una puerta con la chapa por dentro en la que cada quien decide entrar al mundo de la plena realización.

La mediocridad, en cambio, debería ser declarada como enemiga nacional, pues ésta es uno de los factores que nos han llevado a la crisis actual; crisis ecológica, crisis económica, crisis política, crisis social, crisis de valores, crisis nacional, crisis mundial.

La mediocridad es una de las principales fuentes de la delincuencia. Quien anhela tener un extraordinario automóvil, pero no tiene la determinación y el coraje de trabajar intensamente en lograrlo; tal vez decida adquirirlo por la vía más corta y sucia: robarlo; el que es un mediocre y desea una pareja, pero no está dispuesto a seducirla, conquistarla o enamorarla puede elegir el camino más breve: violarla; quien ante una discusión no tiene más recursos y se siente vencido, y en lugar de prepararse, investigar, para tener más argumentos persuasivos; se refugia en la violencia para vencer destrozando al otro.

Debemos despertar en todos los seres humanos una nueva mentalidad de triunfadores, convencernos a nosotros mismos de que sí se puede, de que poseemos todo para lograr el éxito; y para ello es necesario unir todos los medios a nuestro alcance, para que podamos despertar de ese letargo en que los mitos negativos han sumido a tantas personas.