PDF, Libro la vaca

El fracaso no es el enemigo del éxito, como muchos piensan. Es más, las caídas suelen traer consigo grandes enseñanzas. Como afirma el Dr. Cruz, el verdadero enemigo del éxito es la mediocridad. Aspiramos a la grandeza, pero nos contentamos con segundos lugares; queremos vivir al máximo, pero terminamos conformándonos con sobrevivir. Encontramos una zona de comodidad, nos acostumbramos a ella y dejamos pasar de largo las oportunidades para disfrutar la mayoría de todo lo hermoso que la vida nos ofrece.

La vaca nos muestra de manera clara y categórica lo que puede suceder si permitimos que nuestra vida se rija por las excusas. La vaca simboliza toda excusa, hábito, pretexto o justificación que nos impide vivir plenamente.

La verdad es que todos cargamos con más vacas de las que estamos dispuestos a admitir. Son justificaciones con las que buscamos convencernos a nosotros mismos y a los demás de que las circunstancias no están tan mal parecen; disculpas que frecuentemente utilizamos para explicar por qué no estamos haciendo lo que deberíamos.

Este libro no sólo te mostrará lo que te espera cuando finalmente decidas deshacerte de estas creencias limitantes, sino que te presentará, paso a paso, una estrategia para construir una vida en la que toda meta es posible.

Las caídas y los fracasos, en general, son simplemente parte del camino que nos lleva a la realización de nuestras metas. Ellos nos dan la oportunidad de aprender importantes lecciones y nos permiten reconocer hábitos que debemos cambiar y conductas que necesitamos corregir.

Seguramente, todos podemos recordar fracasos y caídas que sufrimos en algún momento, después de los cuales emergimos más fuertes, más sabios y mejor preparados para enfrentar las dificultades. Es indudable que las adversidades engendran éxito.

PDF, Historias de éxito, Robert Kiyosaki

Si alguna vez en lo profundo de su ser ha sentido que trabajar como empleado o ser un empleado independiente no le estaba dando la seguridad financiera que usted deseaba, existe una alternativa.

Si sus inversiones han perdido valor, está cansado del mismo consejo financiero viejo, le preocupa si podrá retirarse algún día o simplemente quiere pasar más tiempo con su familia, el camino hacia la libertad financiera se puede encontrar.

Para alcanzar la seguridad financiera, usted necesitará aprender el juego del dinero. Yo aprendí ese juego de mi padre rico. A partir de las lecciones de mi padre rico desarrollé el juego de mesa CASHFLOW. Este juego le enseña habilidades financieras a través de diversión, repetición y acción. Es tan singular que ha tenido patentes premiadas. Lo retará, le enseñará y le exigirá que piense como piensan los ricos. La gente de esta sección describe su éxito financiero y atribuye esos logros a jugar los juegos de CASHFLOW.

Estas personas descubrieron que a diferencia de todos los demás tipos de juegos de mesa en los que se puede ganar de una sola forma y únicamente durante el tiempo en el que se está jugando, CASHFLOW proporcionó lecciones que van mucho más allá del tiempo en que se juega. Cada vez que estas personas participaron en el juego no sólo incrementaron sus habilidades financieras, también aumentaron su seguridad.

El uso de las cartas de este juego, me dijeron, les ofreció nuevas formas de pensar sobre las inversiones. Las cartas que les dieron diferentes opiniones cada vez que jugaron, proporcionaron información para iniciar inversiones que produjeran flujo de efectivo.

El futuro será brillante para los que se preparan desde hoy. Las personas que compartieron sus experiencias en este libro estudiaron a fondo las lecciones del Padre rico, pero más importante aún, actuaron, aprendieron y obtuvieron experiencia, sabiduría y éxito financiero; se hicieron responsables de su propia educación financiera y asumieron el control de su propio futuro financiero.

PDF, Elija ser rico, Robert Kiyosaki

Está a punto de embarcarse en este programa porque desea cambiar su vida. Pero antes de cambiar su vida, debe cambiar sus ideas. Sus pensamientos y creencias están profundamente arraigados, tanto que quizás no se dé cuenta de la medida en la que han moldeado sus penurias
financieras.

Si alberga la esperanza de tener libertad financiera, el autoconocimiento es crucial. En este capítulo, preparará un inventario
de sus actitudes. Aprenderá cuáles son de ayuda y cuáles lo están
atascando. Y encontrará una fuente de nuevas ideas con el poder de
conducirlo en una dirección diferente, hacia el camino de la libertad
financiera. Elegir transitar o no este camino, es una decisión

Cuando se mira en el espejo, ¿qué murmura? ¿Se reprende con comentarios como “Tengo exceso de peso” y “Estoy envejeciendo”?
O se para con orgullo y dice: “¡Me veo fantástico!”.

El espejo refleja mucho más de lo que ven los ojos. Este refleja los pensamientos internos y las creencias: el alma. Escuche los pensamientos que
vienen del alma. ¿Son negativos? Nunca se encaminará hacia la riqueza si permite que esos pensamientos lo aflijan.

PDF, El arte de hacer dinero

En el camino que conduce a la riqueza material, tendremos que convertirnos en practicantes de técnicas y lecciones enfocadas a tal fin.

«El arte de hacer dinero», Este libro contiene claves VALIOSAS para alcanzar la libertad financiera..

La independencia financiera requiere que usted aplique los principios de liderazgo en su ámbito económico, y el principio fundamental que le permitirá la prosperidad será el dominio de sí mismo, esto es, la madurez de carácter, pues sin ello difícilmente podrá tener una visión clara de cómo obtener la independencia financiera que, expresada con una frase fácil de memorizar, consiste en hacer que el dinero trabaje para usted, y no que usted trabaje para el dinero.

Tal vez piense que la realidad económica por la que está usted atravesando en estos momentos es muy difícil y no ve cómo podría alcanzar su independencia financiera si vive agobiado por sus deudas. Sin embargo, muchos problemas económicos no se explican por la falta de ingresos, sino por la indisciplina en sus gastos y su incapacidad para ahorrar.

Muchísimas personas salen de casa todas las mañanas a ganar algo que no saben cómo se maneja y, no obstante, atribuyen su falta de dinero al bajo salario devengado. Dicen: “Lo que gano no me alcanza para nada”. Ésta es su conclusión fatalista, aunque el problema de fondo radica en los hábitos de consumo y en el desconocimiento de cómo administrar sus ingresos. Han vivido sin tener control de sus finanzas y la culpa de todo se la atribuyen a su sueldo.

Si en esta sociedad el dinero es y seguirá siendo el medio de intercambio para obtener satisfactores, ya va siendo hora de que usted domine los principios que lo rigen. Su prosperidad no depende únicamente de sus ingresos, sino de la forma en que los administra. En otras palabras: lo importante no es lo que gana, sino cómo lo gasta; es más, lo que importa verdaderamente es cuánto de sus excedentes invierte en su futuro.

Históricamente, las bases de la prosperidad económica no han cambiado demasiado; nuestros abuelos aplicaron muchos de esos principios durante toda su vida. Sin embargo, nuestra sociedad moderna se basa, fundamentalmente, en el consumo: una propaganda incesante acerca de una infinidad de productos y servicios nos espera cada mañana y a cada instante.