Crecimiento personal

Etiqueta: Mujeres del futuro

Mujer, Sé tu misma, Sé valiente, PDF

En honor a los valientes de corazón, A los que tienen la valentía grabada en sus almas, Y a los que tienen un nuevo comienzo cada día, A los buscadores que algunas veces encuentran. Los que cometen errores con un brillo… Este es nuestro himno. Una canción que nos desafía a arriesgarnos más, Con melodías que nos adentran en lugares repletos de temores, Y que nos recuerda quienes somos. Que nos susurra esa realidad de que el primer paso es una prueba a nuestra valentía. Pero, el valor es la llave atada alrededor de nuestro cuello Y nosotros fuimos hechos para esto. Que puedas encontrar el valor para Ser Tú Misma, Valientemente. Desde el fondo de nuestro corazón.
Mandy, Alexandra y Sherry

Mucho de lo que somos al crecer es mas por hábito que por nuestro ADN. Desde una temprana edad somos condicionados a actuar de determinada manera para ser aceptados y sentirnos amados. Hay expectativas puestas en nosotros, y empezamos a creer que son verdades universales en vez de expectativas propias de un individuo, la familia, escuela, iglesia o un grupo de amigos. Este es el principio de nuestra perdida de autenticidad.

Nuestra humanidad este proceso de convertirse en ti misma requiere valentía. Significa expresar tus verdaderos sentimientos, enfrentar tus temores acerca de lo que otros piensen de ti y averiguar que es lo que realmente te gusta. Y la mayor parte del tiempo no es resultado de las grandes alteraciones en nuestra vida. En lugar de ello, el proceso de convertirse en ti misma, es por una serie de pequeñas, y a veces triviales elecciones que cuando se enlazan crean la más completa y bellísima versión de ti.

El mundo te está esperando, Mujer, PDF, Louise L. Hay,

La fuerza de la mujer, Mujeres positivas

Culturalmente a las mujeres se nos ha lavado el cerebro haciéndonos creer que para ser «buenas» tenemos que anteponer las necesidades de todos los demás a las nuestras.

Muchas hemos vivido cumpliendo las obligaciones impuestas por lo que deberíamos ser en lugar de atenernos a la realidad de lo que realmente somos.

Hay muchísimas mujeres que van por la vida con un profundo resentimiento porque se sienten obligadas a servir a los demás. Con razón tantas mujeres están agotadas.

Las que trabajan suelen tener dos trabajos a jornada completa: uno en la oficina y otro que empieza en cuanto llegan a casa: atender a la familia. El sacrificio de uno mismo mata a quien hace el sacrificio.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén