Manual de Autobservación, PDF, Jaime Rojas

Muchos de nosotros vivimos nuestras vidas sin cuestionarnos muy seriamente el origen de nuestro sufrimiento; ya sea el mío como individuo o bien en el plano social, con sus profundas divisiones grupales o sus tremendos conflictos nacionales, religiosos, guerras, etc.

Sin darnos cuenta estamos construyendo un mundo cada vez más competitivo: vivimos la vida como si se tratara de una guerra de todos contra todos en la cual tengo que ser el mejor, el más inteligente, el más atractivo o exitoso.

Vivimos bombardeados y sometidos a enormes presiones por los medios de comunicación; tenemos que estar siempre a la altura de los ideales de felicidad, de belleza o de éxito, así como promover esa imagen en nuestras redes sociales para no sentirnos inadaptados.

nuestra realidad interna es con frecuencia muy diferente: a pesar de nuestros selfies sonrientes, solemos sentirnos tristes, solos, vacíos o ansiosos. Estamos en una constante lucha, tratando de eliminar los pensamientos y emociones que nos desagradan, y de huir de nuestros temores.

Nunca antes se habían consumido tantos ansiolíticos y antidepresivos, síntoma de que a pesar de las apariencias, estamos sufriendo enormemente. Por otro lado, jamás en la historia de la humanidad han existido tantas potenciales amenazas tecnológicas con la capacidad de destruir tanto al individuo como a toda nuestra especie; desde el acoso cibernético hasta las bombas nucleares. ¿Es este el legado que queremos dejar a nuestros hijos y el mundo que queremos que habiten?

David Eagleman, Incognito, PDF

Mírese bien en el espejo. Detrás de su magnífico aspecto se agita el universo oculto de una maquinaria interconectada.

La máquina incluye un complejo andamiaje de huesos entrelazados, una red de músculos y tendones, una gran cantidad de fluidos especializados, y la colaboración de órganos internos que funcionan en la oscuridad para mantenerle con vida.

Una lámina de material sensorial auto curativo y de alta tecnología que denominamos piel recubre sin costuras su maquinaria en un envoltorio agradable.

Y luego está su cerebro. Un kilo doscientos gramos del material más complejo que se ha descubierto en el universo. Éste es el centro de control de la misión que dirige todas las operaciones; recogiendo mensajes a través de pequeños portales en el búnker blindado del cráneo.

Su cerebro está compuesto por células llamadas neuronas y glías: cientos de miles de millones. Cada una de estas células es tan complicada como una ciudad. Y cada una de ellas contiene todo el genoma humano y hace circular miles de millones de moléculas en intrincadas economías.

La conciencia es como un diminuto polizón en un transatlántico; que se lleva los laureles del viaje sin reconocer la inmensa obra de ingeniería que hay debajo.

Este libro trata de ese hecho asombroso: cómo llegamos a conocerlo; qué significa y qué nos dice acerca de la gente; los mercados, los secretos, las strippers, los planes de jubilación, los delincuentes, los artistas, Ulises, los borrachos, las víctimas de una apoplejía, los jugadores, los atletas, los detectives, los racistas, los amantes y todas las decisiones que consideramos nuestras.

8 Textos que ayudan para que abras tu mente

Muchas personas lamentablemente han no logran ser felices, diferentes circunstancias de la vida los encierran en la oscura prisión de la desesperanza.

Como seres humanos tenemos tenemos debilidades, posiblemente mas que fortalezas; esto es aprovechado por entes de destrucción que quieren hacer del ser humano un desdichado.

En este tiempo existen dificultades económicas, emocionales y principalmente espirituales. Al dejar a un lado lo espiritual se ha ocasionando un conflicto interno en la persona. Por eso es tan importante abrir nuestra mente, es ella quien nos conecta con el conocimiento.

La mente es un mundo amplio y lleno de misterios, no es obscuro, tiene respuestas y soluciones a muchos de los problemas existentes, la mente es la puerta de entrada a la comprensión creadora, por eso se debe trabajar bastante en introducir de manera correcta la llave que abre ese mundo maravilloso.

Nosotros somos los actores o hacedores de nuestra vida ya que de las pequeñas y grandes elecciones depende nuestra existencia; tenemos la importante posibilidad de hacer feliz o no nuestra vida, a pesar de los acontecimientos externos.

Esos acontecimientos no son los que manejan nuestra vida, sino nosotros mismos, como sujetos activos manejamos nuestra felicidad dependiendo de la interpretación que hacemos de ellos.

Mente y cerebro, PDF, José Luis González

Nunca sabremos bastante como para renunciar a la búsqueda de un sentido más preciso de lo real: pero ahora sabemos tan poco, y lo sabemos tan mal, que dar por cerradas algunas cuestiones resulta un auténtico disparate.

Somos verdaderos primitivos, por más que nos guste presumir de estar de vuelta y dedicarnos a tareas más gratificantes que la de comprobar con lucidez cuales son los límites de nuestras respuestas.

El tema de la mente o del alma, que por el momento tanto da, es uno de los más antiguos del pensamiento humano. A lo largo de la historia occidental se han vertido ríos de tinta en torno a esta cuestión que, además, suele confundirse con algo más que un mero problema filosófico.

Lo que se pueda decir acerca del alma, o acerca de que no existe nada como eso, no afecta únicamente a una determinada esfera de la realidad, sino que implica una visión completamente distinta de la realidad entera.