Crecimiento personal

Etiqueta: Mente.Cerebro Página 1 de 3

PDF, Estructuras de la mente

Introducción

A pesar de reconocer de buen grado la existencia de distintas capacidades y facultades, muchas personas se oponen al uso de la palabra inteligencia. «Es posible hablar de talentos», sostienen, «pero la inteligencia se debería reservar para tipos más generales de capacidad».

Desde luego, las palabras se pueden definir de la manera que más nos agrade. Sin embargo, al formular una definición precisa de la inteligencia, solemos menospreciar las capacidades que no queden dentro del límite de esa definición: de este modo, los bailarines o los jugadores de ajedrez pueden ser talentosos pero no inteligentes.

En mi opinión, es correcto afirmar que la música o la capacidad de desplazarse en el espacio son talentos, en la medida en que también llamemos talento al lenguaje o a la lógica.

La verdad es que aún se desconoce en qué medida se relacionan las diversas inteligencias. No se sabe si alguien que posea la inteligencia necesaria para ser un buen jugador de ajedrez o un buen arquitecto contará también con suficiente inteligencia para destacar en música, matemáticas o retórica.

Es probable que una persona con inteligencia musical se interese, y logre destacar, en el ámbito de la música. Pero el ámbito de la interpretación musical requiere inteligencias que van más allá de lo musical. De modo más general, casi todos los ámbitos requieren destreza en un conjunto de inteligencias; y toda inteligencia se puede aplicar en un amplio abanico de ámbitos culturales

¡Quiere, y podrás!, PDF, William, Atkinson

No existe forma de actividad mental tan universal en sus manifestaciones visibles como la que lleva el nombre de Voluntad y, por otra parte, no hay nada tan generalmente mal comprendido y tan poco comprendido como la Voluntad.

Cuando nos ponemos a considerar la naturaleza de la Voluntad, nos encontramos frente a un cúmulo de definiciones, teorías y creencias.

En efecto, casi puede asegurarse que para todos y cada uno de los individuos la palabra Voluntad tiene una significación diferente o una diferente gradación de significación.

Pregúntese uno a sí mismo lo que quiere expresar cuando dice «la Voluntad», y pregúntele después a unas cuantas personas; se sorprenderá cuando vea cuán grandemente varían las respuestas y definiciones.

Deseo, pretensión y voluntad, son estados mentales que conoce todo el mundo, y no existe definición que pueda hacerlas más claras. Deseamos sentir, hacer o tener una multitud de cosas que en el momento no sentimos, hacemos o tenemos.

Siendo el Deseo el primer escalón de la Voluntad y precedente a sus actividades, es de gran importancia el que se aprenda a estimular o desechar los deseos, según su naturaleza.

Deseos que no proporcionan la más alta satisfacción, el cumplimiento del deber y el merecido goce, deben repelerse. Los deseos que nos lleven a lo que es mejor, deben cultivarse. Un deseo se estimula dirigiendo atención e interés al objeto que la causa,

La mente en meditación, PDF, J. Krishnamurti

La mente que sabe meditar

Desde tiempos inmemoriales, el hombre siempre se ha planteado la pregunta de si existe algo más allá del pen­samiento, más allá de las invenciones románticas y más allá del tiempo; siempre se ha preguntado, ¿existe algo más allá de todo este sufrimiento, más allá de todo este caos, más allá de las guerras, de la constante lucha entre los seres humanos?

¿Existe algo que sea inmutable, sagra­do, absolutamente puro, no contaminado por ningún pen­samiento ni por ninguna experiencia? Desde los tiempos antiguos, éste ha sido el interrogante de todas las perso­nas serias. Para descubrirlo, para dar con eso, es impres­cindible la meditación, pero no la meditación repetitiva que no tiene ningún sentido.

Cuando la mente está libre de todo conflicto, de cualquier afán del pensamiento, enton­ces existe una energía creativa que es verdaderamente re­ligiosa. Dar con esa energía que no tiene principio ni fin es la verdadera profundidad y belleza de la meditación, lo cual requiere libertad de todo condicionamiento.

La completa seguridad está en la inteligencia compasiva: una seguridad absoluta. Pero nosotros buscamos seguridad en las ideas, en las creencias, en los conceptos, en los idea­les, nos aferramos a esas cosas, son nuestra seguridad, por falsas e irracionales que sean.

Donde hay compasión con su inteligencia suprema hay seguridad, si lo que se busca es seguridad. En realidad, donde hay compasión, donde existe esa inteligencia, no hay problema de seguridad.

Pasos hacia una ecología de la mente, PDF

Dar pasos a una mente mas ecologica

Las cuestiones que suscita el libro son ecológicas: ¿Cómo interactúan las ideas? ¿Existe
algún tipo de selección natural que determina la supervivencia de algunas ideas y la
extinción o muerte de otras? ¿Qué suerte de economía limita la multiplicidad de las ideas
en una determinada región de la mente? ¿Cuáles son las condiciones necesarias para la
estabilidad (o supervivencia) de tal sistema o subsistema?

Algunas de estas cuestiones se tocan en estos ensayos, pero el impulso principal del libro está dirigido a despejar el camino para que tales preguntas puedan plantearse con sentido.

Muchos investigadores, especialmente dentro de las ciencias de la conducta, parecen creer que el avance científico es predominantemente inductivo y tiene que ser inductivo.
En términos del diagrama, creen que el progreso se logra mediante el estudio de los datos
«brutos», que conduce a nuevos conceptos heurísticos. Los conceptos heurísticos deben
luego tomarse como «hipótesis de trabajo» y contrastarse con nuevos datos.

El estado de la mente o hábito de pensamiento que lleva de los datos a la hipótesis dormitiva y de vuelta desde ella hasta los datos es autorreforzante. Entre todos los científicos se otorga un elevado valor a la predicción, y no cabe duda de que poder
predecir los fenómenos es una cosa magnífica. Pero la predicción es una verificación
bastante mediocre de una hipótesis, y esto vale especialmente para las hipótesis
dormitivas.

Página 1 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén