PDF, Abra su Mente, Autoconocimiento

La meditación es fundamental en la vida del hombre. «Abra su mente» es un libro muy bien explicado, trata sobre las enseñanzas de la tradición Nyingma.

Dentro de la mente podemos encontrar el sentido de propósito y las habilidades que pueden darle significado a nuestra vida. Podemos aprender a manejar eficazmente problemas que nos parecían insolubles, al enfrentarlos con las técnicas sencillas que aprendemos en la meditación.

La mente puede volverse una herramienta conocida y útil que podemos usar para el enriquecimiento de nuestra experiencia. De esta manera, a medida que equilibramos nuestro entorno interior, nuestro entorno exterior también se equilibra. Aprendemos a confiar en nosotros mismos, la libertad natural de la mente.

La meditación es una manera de abrir nuestra vida a la riqueza de la experiencia, no una práctica esotérica limitada a ciertos tiempos y lugares. Que vivamos en la quietud del campo o en el alboroto de la ciudad, la meditación puede convertirse en un estilo de vida. En este tipo de meditación aprendemos a abarcar y a aprender de todas nuestras experiencias.

Sin embargo, este tipo de meditación que todo lo abarca no es tan fácil como suena, porque supone un estado de consciencia en todo lo que hacemos. Todo se incluye en la meditación: desde el simple acto de levantarse cada mañana hasta nuestros sueños nocturnos.

Aprendemos a abrir nuestros sentidos a cada matiz de la experiencia, conscientes, incluso, de los más mínimos aspectos de nuestra vida, tales como la forma en que caminamos y cómo hablamos con los demás. De esta manera aprendemos a abrirnos a la verdad de nuestra experiencia. Cómo vivimos, qué está sucediendo en nuestra vida, cómo nos afecta nuestra experiencia éste es el fundamento de la realidad, y la fuente de la consciencia espiritual.

La tradición Nyingma del budismo tibetano pone énfasis en esta manera de enfocar la meditación, la cual nos abre al mundo. Las enseñanzas de la tradición Nyingma son una mezcla única del budismo Hinayana, que pone énfasis en el esfuerzo y la responsabilidad individuales, el budismo Mahayana, que pone énfasis en el desarrollo de la compasión y de la apertura, y el método Vajrayana, que trasciende tanto lo positivo como lo negativo, de modo que todo lo que hacemos se convierte en el material con el cual creamos una vida provechosa y equilibrada.

El método Vajrayana parece especialmente apropiado para los occidentales, que están constantemente enredados en las preocupaciones y los problemas diarios del mundo.

PDF, Como y por que meditar

La llamada a la meditacion pone de manifiesto un triple problema: universal, historico, personal. El problema universal se refiere al desasosiego interno que se apodera del hombre cuando su adaptaciön al mundo ha Ilegado a ser tan total que lleva al Ser esencial a un callej6n sin salida.

El problema hist6rico estå en relaci6n con la inquietud de nuestro tiempo. Cuando se ha polarizado toda la vida (como ocurre hoy) sobre el dominio del conocimiento racional, de la técnica y de la organizaci6n, un desasosiego interno esencial, incomprensible para la razön, se instala en el nücleo del hombre, en su individualidad creadora.

Finalmente, cuando el hombre Ilega a cierta etapa de su desarrollo individual, se sitüa frente a su propio problema. Es el momento en que descubre que Su cautiverio total, en el seno de Ia Vida condicionada por el tiempo y el espacio, asfixia en él al Ser esencial, absoluto, que estå mås alli de espacio temporal. El problema universal y el problema histörico se convierten en esta etapa en desasosiego interno personal.

La llamada a la meditaci6n corresponde a un indispensable cambio de orientaciön para salir de este triple desasosiego. Comprendida asi, la meditaciön es el camino de la liberaciön. NO Obstante, solo los hombres que han madurado viviendo la proveniente de Ser esencial son los que entran en contacto con problema universal, en su relatividad historica contemporänea. Se trata, ciertamentes de una pequeña fracciön de la humanidad.

Para que el fruto de cualquier trabajo meditativo madure, es preciso que el meditante sea capaz de responder a dos preguntas: por qué meditar? y Como meditar? Debe distinguir Claramente el fin de la meditaci6n y hacerlo nuevamente consciente cada dia. Y mediante un ejercicio perseverante, necesita dominar una técnica, formando de ella una segunda naturaleza que Ilegue a ser algo tan instintivo como su propla respiraci6n.

Identifica y cambia tus creencias limitantes

Las creencias son afirmaciones, pensamientos, juicios e ideas sobre nosotros mismos, sobre la gente de nuestro entorno, el mundo que nos rodea y su funcionamiento.

Nuestras creencias filtran lo que captamos a través de nuestro sistema sensorial, de manera que determinan el significado que asociamos a cada vivencia en particular, por insignificante que esta nos parezca. Las creencias ejercen un gran impacto sobre la manera en que nos comportamos y los resultados que obtenemos en base a nuestro comportamiento.

Las creencias actúan como “profecías de necesario cumplimiento”. Nuestras creencias, ya sean limitantes o potenciadoras, determinan nuestros actos, y nuestros actos verifican y refuerzan las creencias en un bucle que se retroalimenta a sí mismo. Con el paso del tiempo, las creencias se arraigan con más fuerza y parecen cada vez más reales.

Para continuar profundizando en el papel que las creencias desempeñan en la forma en que interpretamos nuestro mundo es necesario que precisemos los conceptos de leyes, supersticiones y creencias.

Las creencias operan al nivel de la estructura profunda e influyen sobre la estructura superficial de nuestros pensamientos y comportamientos. Aunque somos conscientes de muchas de nuestras creencias, en general nuestras creencias más arraigadas e influyentes operan fuera de nuestra percepción consciente.

Hay algunas creencias que vemos como verdades absolutas y que nunca cuestionamos: “así son las cosas”, “yo soy así”. Un cambio de creencias puede generar un gran cambio en la forma en que vivimos nuestras vidas y en los comportamientos que manifestamos…

Dalai Lama, El arte de la compasión, PDF

El budismo define la compasión como el deseo de que todos los seres queden libres de sufrimiento. Desgraciadamente, acabar con la miseria del mundo no está en nuestras manos. No podemos cargar esa tarea sobre nuestros hombros, tampoco disponemos de una varita mágica que transforme la aflicción en felicidad. Lo único que podemos hacer es desarrollar esta virtud en nuestra mente y a partir de ahí ayudar a que los demás hagan lo mismo.

Tomar una actitud mental positiva significa disfrutar de la paz interior, aunque a nuestro alrededor nos rodee la hostilidad. Por otro lado, si nuestra actitud mental es más negativa, influida por el miedo, la sospecha, la desesperación o la autocompasión, la felicidad nos esquivará aun cuando estemos rodeados de nuestros mejores amigos en un ambiente armónico y en un entorno placentero. Así pues, la actitud mental resulta decisiva para marcar la diferencia en nuestro estado de felicidad.

Es un error esperar que nuestros problemas puedan resolverse con dinero o bienes materiales. Resulta poco realista pensar que algo positivo pueda surgir desde el exterior y llegar hasta nosotros. No cabe duda de que nuestra situación material es importante y que nos resulta útil. Sin embargo, nuestras actitudes mentales, internas, son tanto o más trascendentes para nuestra felicidad.

A veces tengo la sensación de que está de moda entre la gente poner demasiado énfasis en el desarrollo material, y se olvidan los valores internos. Debemos, pues, desarrollar un mayor equilibrio entre las inquietudes materiales y el crecimiento espiritual interior.