PDF, Nunca renuncies a tus sueños

Si renuncias a tus sueños, renuncias a todo. No es posible avanzar con firmeza hacia una meta, si tus sueños no son claros y bien alimentados. Hay que reconocer que una circunstancia difícil nos hacer pensar en renunciar.

La manera en que nos enfrentamos a los rechazos, las decepciones, los errores, las pérdidas, los sentimientos de culpa, los conflictos en las relaciones, las críticas y las crisis profesionales, puede generar madurez o angustia, seguridad o traumas, líderes o víctimas. Algunos momentos generan conflictos que nos cambian la vida, aunque no lo percibamos en el instante en que sucede.

Hay personas que ya no se recuperaron después de sufrir ciertas derrotas. Otras nunca más tuvieron coraje de mirar con esperanza el horizonte después de una pérdida. Personas sensibles sucumbieron presas de la culpa, se convirtieron en rehenes de su pasado después de cometer ciertos errores. La culpa las asfixió.

Algunos jóvenes extravertidos quedaron afectados para siempre en su autoestima después de ser humillados en público. Otros se perdieron la primavera de sus vidas porque fueron rechazados por sus defectos físicos o por no tener un cuerpo acorde con el patrón enfermizo de belleza dictado por los medios.

Algunos adultos no volvieron a remontar después de atravesar una grave crisis financiera. Muchos hombres y
mujeres perdieron el romanticismo
después de fracasar en sus relaciones
afectivas, después de haber sido
traicionados, incomprendidos, heridos o
no amados.

PDF, Las leyes universales y de la vida

El propósito de la experiencia humana es evolucionar, desarrollar nuestra consciencia para llenarnos de sabiduría y amor. Todos los seres humanos, sin excepción, hemos venido al mundo para trabajar en nuestro desarrollo espiritual, compartiendo y participando en experiencias con otros seres humanos. La vida es un formidable proceso pedagógico del Universo; el planeta Tierra es un «colegio espiritual» y cada experiencia vivida se puede comparar con un curso académico.

El desarrollo espiritual es un trabajo interno, absolutamente individual y personal. Nadie puede hacerlo por otro, pero tampoco puede hacerse sin otro; es decir, necesitamos de la interacción y de la experiencia con otras personas para poder elaborar nuestro propio desarrollo para conocernos a nosotros mismos.

A veces, en lugar de asumir el propio desarrollo, pretendemos interferir en el de los demás; en esos casos, en vez de aprender de los otros, deseamos cambiarlos. Lo que se consigue con esto es distorsionar el proceso pedagógico, o intentar distorsionarlo, y con ello se complica la propia vida.

Sólo comprendiendo esto es posible ser eficientes al hacerse la pregunta: ¿qué nos quiere enseñar la vida en cada situación?, ya que toda situación es un aprendizaje. Se trata, en definitiva, de aprender a transmutar en sabiduría.

Cuando notamos que el sufrimiento está desapareciendo, que la paz interior se vuelve invulnerable y que la propia capacidad de crear, hacer, amar y servir se expresa sin condición ni restricción alguna, significa que hemos alcanzado la sabiduría.

Existen siete Leyes del Universo que rigen la totalidad de sus procesos de creación, administración y evolución. De esas siete, cuatro son fundamentales, puesto que controlan el desarrollo y la evolución de la consciencia de la especie humana en cualquier lugar del Universo.

Esas cuatro Leyes conforman el triángulo inferior de las mismas, mientras que la Ley de Evolución es la superior, la que rige sobre el triángulo inferior también llamado triángulo del infierno, por ser la parte más baja de las Leyes Universales. Estaremos dentro de la Ley cuando amemos, disfrutemos y valoremos lo que tenemos. Todo lo que está dentro de la Ley funciona y fluye por sí solo.

La Ley de la Atracción, PDF – Esther y Jerry Hicks

Comprender la Ley de la Atracción y reconocer la correlación absoluta entre lo que has estado pensando y sintiendo y lo que se manifiesta en tu experiencia harán que seas más consciente del estímulo de tus propios pensamientos.

Empezarás a observar que tus pensamientos se pueden estimular a raíz de leer, ver algo en la televisión, oír u observar la experiencia de otro.

Una vez veas el efecto que la Ley de la Atracción tiene sobre tus pensamientos, que empiezan siendo casi imperceptibles y que van adquiriendo preponderancia y fuerza a medida que les prestas atención, sentirás el deseo de dirigir tu atención hacia aquello que deseas experimentar.

Pues sea lo que fuere en lo que piensas, sin importar cuál es la fuente de estímulo de ese pensamiento, mientras le das vueltas, la Ley de la Atracción empieza a trabajar y a ofrecer otros pensamientos, conversaciones y experiencias de naturaleza similar.

Tanto si estás recordando el pasado como si estás observando el presente o imaginando el futuro, lo estás haciendo ahora, y todo aquello en lo que te enfocas activa una vibración a la que la Ley de la Atracción responde.

Al principio puede que estés reflexionando en privado sobre un tema en particular, pero si piensas mucho en ello, observarás que otras personas empezarán a hablar contigo de ello, pues la Ley de la Atracción busca a otras personas que proyecten una vibración similar y las trae a tu vida.

Cuanto más te enfocas en algo, más fuerza adquiere; y cuanto más fuerte es tu punto de atracción al respecto, más pruebas aparecen en tu experiencia de la vida. Tanto si te enfocas en lo que deseas como en lo que no deseas, la prueba de tus pensamientos fluye constantemente hacia ti.

La gratitud actúa como, La magia, PDF

La gratitud actúa a través de una ley Universal que gobierna toda nuestra vida. Según la ley de la atracción, que rige toda la energía de nuestro Universo; desde la formación de un átomo hasta el movimiento de los planetas, «lo semejante atrae a lo semejante».

Por la ley de la atracción las células de todos los seres vivos se mantienen unidas, así como la sustancia de todos los objetos materiales. En tu vida, esta ley actúa a través de tus pensamientos y sentimientos; porque también son energía, y por lo tanto, atraes todo lo que piensas y sientes.

Si piensas: No me gusta mi trabajo, No tengo suficiente dinero, No puedo encontrar a la pareja perfecta, No me llega para pagar mis facturas, Creo que me voy a poner enfermo, Él o ella no me aprecia, No me llevo bien con mis padres, Tengo un hijo problemático, Mi vida es un caos o Tengo problemas en mi matrimonio, entonces, atraerás más experiencias similares.

Cuando practiques la gratitud comprenderás por qué ciertas cosas puede que te hayan ido mal en la vida; y por qué puede que te falten ciertas otras. Cuando conviertas la gratitud en tu forma de vida, te despertarás cada mañana entusiasmado por estar vivo.

Descubrirás que estás completamente enamorado de la vida. Todo te parecerá fácil. Te sentirás tan ligero como una pluma y serás más feliz que nunca. Aunque se te presenten dificultades, sabrás cómo superarlas y aprenderás de ellas. Cada día será mágico; cada día tendrá mucha más magia que cuando eras pequeño.

Es un hecho muy simple: cuando no eres agradecido no puedes recibir más a cambio. Has frenado la continuidad de la magia en tu vida. Cuando no eres agradecido interrumpes el flujo de mejorar tu salud; mejorar tus relaciones, ser más feliz, tener más dinero y progresar en tu trabajo, carrera o negocio. Para recibir has de dar. Es la ley. La gratitud es dar gracias, y sin ella te privas de la magia y de recibir todo lo que deseas en la vida.