PDF, El Libro Negro de los Secretos de Entrenamiento

Durante los últimos años entusiastas del entrenamiento de fuerza; y adeptos del “cuerpo bonito”, han sido consentidos. Hoy, más que nunca, existe un gran número de programas de entrenamiento efectivos disponibles para todos aquellos deseando mejorar su cuerpo o sus capacidades.

Mientras que tener una habitación repleta de los últimos y mejores programas de entrenamiento es algo bueno, ya que le brinda a usted un manojo entero de opciones; siempre he pensado que es mejor entender el “porqué” antes que simplemente conocer el “cómo”.

¡Si usted sabe porqué un cierto enfoque de entrenamiento funciona bien, le permitirá diseñar programas de entrenamiento que serán tan efectivos como cualquier otro! ¡Por supuesto, la mayoría de las autoridades sobre entrenamiento no le dejarán entrar en el secreto “porqué” debido a que desean permanecer imprescindibles!.

Conocer las fortalezas y debilidades de tus atletas es muy importante

Si usted desea diseñar un programa que le brinde los mejores resultados posibles, debe conocer las necesidades y capacidades de su cliente, o las suyas. Programas de entrenamiento listos para usar pueden resultar un gran problema para algunos individuos. Si bien pueden ser buenos, cuando se refiere a alcanzar el máximo rendimiento usted debe hacer un programa perfectamente a medida para el cliente, o para usted.

Conocer las fortalezas y debilidades relativas del atleta le permitirá a usted escoger los métodos de entrenamiento que mejor se ajusten a sus necesidades. Por ejemplo, un individuo con un sistema nervioso poco eficiente se beneficiará de medios de entrenamiento que aumenten su conducción nerviosa. Otro atleta puede tener un sistema nervioso muy eficiente, pero una baja cantidad de masa muscular. Este atleta se beneficiará con un aumento en el “tamaño de su motor”.

Además, algunos individuos poseen lo que se denominan “desequilibrios musculares”. Si los músculos agonistas y antagonistas de la misma articulación se encuentran desequilibrados puede aumentar el riesgo de lesión. Conocer qué músculos son demasiado débiles comparados con su antagonista, le permitirá a usted escoger los ejercicios que no solo mejoren el rendimiento; sino que además reduzcan la posibilidad de lesión.

¡Un individuo que quiera ganar mucho músculo no entrenará del mismo modo que un velocista! Es importante conocer el o los objetivos finales de su atleta y planificar el programa de entrenamiento en consecuencia. Muchas personas son seducidas por la última “manía” de entrenamiento y saltan de una manía a otra, jamás preguntándose si eso es realmente adecuado para sus objetivos o no.

Analizar bien la constitución fisiológica

Conocer la proporción de fibras musculares puede ayudarle a diseñar un programa de entrenamiento más efectivo. Individuos en los que predominan las fibras de contracción lenta se beneficiarán más de altos volúmenes de entrenamiento, mientras que en los que predominan las fibras de contracción rápida progresarán más con un programa de entrenamiento de volumen más bajo, más alta intensidad y más alta aceleración.

La postura del atleta es también algo importante de analizar. Piense en su postura como las ruedas de un automóvil; si una de sus cubiertas está ligeramente desalineada reducirá el rendimiento de su automóvil así como acarreará a un cierto sobreuso. Si usted conduce solo 15-30 kilómetros por día es probable que no sea un gran problema, sin embargo si usted conduce 150-300 kilómetros por día los problemas surgirán muy rápidamente.

Lo mismo ocurre con un atleta. El mismo desalineamiento postural se produce para un atleta debido a las grandes demandas que coloca sobre su cuerpo. Si bien alcanzar una postura perfecta no siempre es posible, reducir el desalineamiento tanto como sea viable forjará una carrera más larga y productiva.

Para individuos que solo buscan tener un cuerpo bello, una buena postura crea realmente un efecto positivo en el modo en que usted se ve. Una postura pobre puede hacerlo ver como un desgarbado, incluso si su masa muscular es mucha y su grasa corporal poca.

Evaluando la eficacia del sistema nervioso

Evaluar la eficacia del sistema nervioso es más difícil porque resulta imposible para un entrenador cuantificar la conducción nerviosa real a los músculos. Sin embargo podemos estimar la eficacia del sistema nervioso indirectamente utilizando el déficit de fuerza.

Ya se ha explicado que el déficit de fuerza es la diferencia entre el potencial de producción de fuerza de sus músculos y la verdadera fuerza máxima que producen. ¿Cómo puede esto indicarnos la eficacia del sistema nervioso? Es muy simple.

Un déficit grande de fuerza significa que usted no utiliza la mayor parte del potencial de sus músculos. Esto indica que su sistema nervioso no tiene la capacidad de reclutar gran cantidad de unidades motoras, así que es menos eficaz. Un pequeño déficit de fuerza significa que usted puede utilizar una gran proporción del potencial de sus músculos, por lo que su sistema nervioso es más eficaz.

Un individuo con un importante déficit de fuerza se beneficiará más de técnicas de entrenamiento que acentúen la mejora de la porción neuromuscular de la producción de fuerza, mientras un individuo con un déficit de fuerza pequeño se beneficiará hasta cierto punto del incremento de su masa muscular. Sin embargo, sin importar el déficit de fuerza, los métodos de entrenamiento dirigidos al desarrollo de los factores neuromusculares deben constituir la base de un programa de entrenamiento atlético.

El equilibrio de la fuerza

La producción de fuerza es la base para la mayoría de las acciones deportivas. Sin producción de fuerza no existe movimiento. Debemos distinguir entre dos acepciones de fuerza a menudo incorrectamente confundidas una con otra.

Fuerza como capacidad de producir tensión durante una contracción muscular, y Fuerza en sí misma como resultado de la tensión producida por el músculo, la que permite luchar contra la inercia, mover una masa, o acelerarla.

Sin producción de fuerza uno no puede mover su cuerpo en el espacio, no puede superar a una adversario, no puede acelerar, básicamente no puede hacer nada que involucre movimiento.

Como resultado, es capital desarrollar la capacidad de crear tensión muscular y producir fuerza si uno desea ser un atleta exitoso. La capacidad de producir fuerza es a menudo asociada con músculos grandes. Si bien es cierto que un músculo tiene un potencial de producción de fuerza proporcional a su sección transversal, uno no puede negar la importancia de los factores neuromusculares implicados en la producción de fuerza.

PDF, Como desarrollar tu disciplina personal

La creencia popular le atribuye, de forma muy desproporcionada; un gran porcentaje de la responsabilidad por éxito o el fracaso de las personas al talento y al coeficiente intelectual. No obstante, aunque un gran talento y un coeficiente intelectual alto, ciertamente otorgan una buena ventaja para la solución de algunos problemas específicos; en realidad estos no son tan efectivos resolviendo la gran mayoría de los retos cotidianos que se presentan en la vida.

La disciplina personal juega un papel fundamental en el rumbo que toma la vida de una persona, ya que le permite realizar de forma consistente; acciones positivas que pueden ser discretas en principio pero que en el largo plazo arrojan resultados fantásticos.

Por ejemplo, en un momento dado, puede parecer bastante trivial tomar un desayuno bien balanceado en un horario establecido y con las condiciones de higiene adecuadas; Sin embargo, los resultados de realizar esta simple actividad de forma diaria durante 20 años pueden ser extraordinarios para la salud, la apariencia, la autoestima, las relaciones y las finanzas personales.

No se necesita un coeficiente intelectual muy elevado para preparar y consumir alimentos saludables; sólo se requiere contar con el nivel de disciplina suficiente para adquirir, preparar y consumir los productos que constituyen una dieta bien balanceada.

Tu nivel de disciplina personal determina la magnitud del éxito

La disciplina personal te ayuda a realizar una gran cantidad de trabajo de bajo nivel, poco fastuoso; pero cuyos efectos en el largo plazo tienen alcances impresionantes en áreas de la vida como la salud, la carrera, los negocios, el dinero, el desarrollo intelectual, las relaciones personales, el desarrollo espiritual, etc. De manera más general, es tu nivel de disciplina personal el que determinará en gran medida la magnitud del éxito que obtendrás en la vida.

Es muy común escuchar intenciones futuras como: el próximo mes iniciaré una rutina de ejercicios; sin embargo, en la mayoría de los casos, la actividad se posterga para un mejor momento. Cada nuevo año las personas se plantean buenos propósitos como mejorar su alimentación; leer más, mejorar sus relaciones con los demás, hacer ejercicio, iniciar un nuevo negocio, etc.

Sin embargo, como podrás ver más adelante, estos propósitos son sumamente débiles y su ejecución; en promedio no dura más de un par de meses, por lo que enseguida se regresan a los ineficaces patrones de comportamiento anteriores. Es indudable que existe un eslabón perdido entre los buenos propósitos y su conquista.

Los cinco pilares de la disciplina personal o auto-disciplina son: aceptación, fuerza de voluntad, trabajo duro, dedicación y persistencia. En cada artículo de la serie, se explora uno de estos pilares, explicando por qué es importante y cómo desarrollarlo.

Así como todas las personas tenemos diferente fuerza muscular, todos poseemos diferentes niveles de disciplina personal. Todo el mundo tiene algo de ella si puedes mantener la respiración unos segundos, tienes un poco de auto-disciplina. Pero no todo el mundo ha desarrollado su disciplina en el mismo grado. Así como se necesita músculo para construir más músculo, se necesita disciplina para construir una mayor disciplina personal.

Auto disciplina es hacer frente a retos que puedes lograr con éxito

La manera de construir la disciplina personal es análoga al entrenamiento progresivo con pesas para construir músculo. Esto implica levantar pesos que están cerca de tu límite. Ten en cuenta que cuando entrenas con pesas, levantas pesos que están dentro de tu capacidad. Fuerzas los músculos hasta que fallan, y luego descansas. Del mismo modo, el método básico para construir la auto disciplina es hacer frente a los retos que puedes lograr con éxito; pero que están cerca de tu límite.

Esto no significa intentar algo y fracasar en ello todos los días, tampoco significa permanecer dentro de tu zona de confort. No ganarás fuerza alguna tratando de levantar un peso que simplemente no puedes mover; ni vas a ganar fuerza levantando pesos que son demasiado ligeros para ti. Debes comenzar con pesos retos que están dentro de tu capacidad actual, pero que están cerca de tu límite más alto.

Realizar entrenamiento progresivo significa que una vez que tengas éxito en un reto, aumentas el desafío. Si sigues trabajando con el mismo peso, no conseguirás volverte más fuerte. Del mismo modo, si no te pones a prueba en la vida, no desarrollarás tu disciplina personal.

No te compares con otras personas.

No te compares con otras personas. Eso no te va a ayudar. Sólo encontrarás lo que tú esperas encontrar. Si crees que eres débil, todo el mundo te parecerá más fuerte. Si crees que eres fuerte, todo el mundo te parecerá más débil. No hay razón alguna para hacer esto. Basta con mirar donde te encuentras ahora, y tratar de mejorar a medida que avanzas.

La fuerza de voluntad es una concentración de fuerza. Reúnes toda tu energía y haces un enorme empuje hacia adelante. Atacas estratégicamente a tus problemas en sus puntos más débiles hasta que se rompen, dándote suficiente espacio para maniobrar más profundamente en su territorio y acabar con ellos.

La conclusión

Este libro te ayudará a descubrir cuáles son los principales factores que están bloqueando tus mejores intenciones y el desarrollo de tu vida en todas sus dimensiones. Además te proveerá de un conjunto de herramientas que te ayudarán a impulsar de manera extraordinaria tu nivel de disciplina personal, lo cual te convertirá en una persona que puede plantearse objetivos y metas claras, y que además es capaz de volverlas realidad.

PNL, Entrena tu mente, lidera tu vida, PDF

Todos soñamos con el éxito. Deseamos tener salud, viajar, ampliar nuestros conocimientos, desarrollar el poder interior; disfrutar de las relaciones con la familia, la pareja y los amigos, gozar de prestigio social, ganar dinero.

Tener éxito, entonces, es la concreción de los deseos vinculados a conseguir lo que no tenemos y a mejorar o descartar algo que ya no nos gusta.

Un deseo es siempre un punto de partida. el comienzo de un camino que se transita a paso y que nos conduce a una meta en la que esperamos encontrar la felicidad. Esa es la clave: queremos ser exitosos porque vinculamos el logro de nuestros deseos con la conquista de la felicidad.

Sin embargo, los caminos entre los deseos y las metas no suelen estar libres de obstáculos. En general, si algo vale la pena, hay que esforzarse, buscar los recursos necesarios y ser perseverante.

Tal vez te haya pasado que, cuando un deseo representaba algo importante para ti; sentiste que el proceso para conseguirlo era tan arduo que no valía la pena intentarlo, como si el mundo hubiera conspirado en tu contra. O lo que es peor: pensaste que no lograste llegar a esa meta que te haría feliz porque, en el fondo, no la merecías.

Si te enojas con los demás o con la suerte cuando no puedes superar un desafío, lo más probable; es que desconozcas que la mayoría de los obstáculos que enfrentas no están en el mundo que te rodea, sino en tu inconsciente. Por supuesto que no nos referimos a los obstáculos derivados de experiencias fortuitas, sino a aquellos que dependen de múltiples decisiones personales.

Para triunfar tienes que salir de tu zona de confort

Percibimos conscientemente solo el 4% de lo que captan nuestros sentidos. ¿Y el otro 96%? Son datos del mundo que nos rodea que son filtrados y descartados por el inconsciente; porque no coinciden con la información previamente grabada en sus programas. Vemos lo que creemos.

Nuestro inconsciente busca hacer realidad los valores y creencias que ya tiene arraigados. Si esos valores y creencias son negativos o se contraponen a los propósitos; el inconsciente no registrará las oportunidades y los recursos que podrían ayudarnos a cumplir las metas.

El resultado será una experiencia negativa acompañada de emociones de amargura y fracaso que reforzarán esas creencias negativas previas. En cambio, si el contenido de la información es positivo, nos ayudará a encontrar experiencias satisfactorias que nos lleven a la felicidad y el éxito

El inconsciente no valora las experiencias, solo cumple con lo que tiene grabado en sus programas mentales, aunque sean nefastas para nosotros. Es la actividad consciente la que califica las experiencias como felices o infelices.

Abandona ese espacio de lo “malo conocido” para que vivas la aventura del camino al éxito

El desafío es que conviertas los deseos en propósitos, que es un paso indispensable para avanzar hacia la meta. Y decimos “desafío” porque para triunfar tienes que salir de tu zona de confort; abandonar ese espacio de lo “malo conocido” para que vivas la aventura del camino al éxito.

El Método epep consta de una serie de pasos organizados de forma simple y clara para que realices tus deseos. A medida que avances en el recorrido, vas a tener las herramientas para romper las barreras que te impiden alcanzar tus metas.

Cuando sabes qué quieres realmente para tu vida, eres capaz de transformar un deseo en un propósito. ¿En qué se diferencian? En que un propósito es más que un deseo, es un objetivo que tratamos de alcanzar con la determinación firme de lograrlo a pesar de las dificultades que aparezcan en el camino.

Puedes tener el deseo de comprar algún día un auto nuevo, pero solo será un propósito cuando lo conviertas en un objetivo, focalices en eso tu atención y pienses qué pasos son necesarios para obtenerlo. Se ponen muchas más energías en un propósito que en un deseo. Por supuesto que hay que trabajar para conseguirlo, pero una vez que cumplas con los pasos tres y cuatro de programación activa y pasiva del entrenamiento epep, vas a avanzar hacia el punto B casi sin esfuerzo, porque tu inconsciente trabajará de manera automática.

La identidad es el conjunto de los programas cerebrales que nos distinguen de otras personas, lo que nos hace únicos. La información contenida dentro de los programas cerebrales, a su vez, está fragmentada en los distintos roles personales que le dan forma a nuestra identidad y que son las diferentes funciones que desempeñamos en la vida.

Miyamoto Musashi, los 5 anilllos

El Libro de los Cinco Anillos es uno de los textos más importantes sobre la lucha y la estrategia surgido de la cultura guerrera japonesa. Escrito originalmente no sólo para los hombres de armas, pretende explícitamente simbolizar procesos de lucha y de maestría en todos los campos e intereses de la vida.

El Libro de los Cinco Anillos fue escrito en 1643 por Miyamoto Musashi, duelista invicto, samurai sin señor y maestro independiente. Musashi fue un hombre de armas profesional nacido en una larga tradición de cultura marcial que al final llegó a dominar la totalidad de la política y de la sociedad japonesas.

Sus intuiciones son relevantes, no sólo para los miembros de la casta militar gobernante, sino también para los dirigentes de otras profesiones, así como para las personas en búsqueda de la maestría individual en cualquier camino de la vida que escojan.

Puede verse el surgimiento y el fortalecimiento de la clase samurai en Japón en dos términos utilizados para referirse a sus miembros: samurai
y bushi. La palabra samurai procede del verbo japonés saburau, que
significa «servir como ayudante».

La palabra bushi es una palabra chino- japonesa que significa «pequeña aristocracia armada». La palabra samurai fue utilizada por otras clases sociales, mientras que los guerreros se llamaban a sí mismos mediante el término más digno bushi.