Tipos de Autoestima, PDF

Para que el mundo funcione bien debe existir un perfecto equilibrio en todo. El ser humano es una criatura diseñada con un tipo de perfección único; pero también su vida esta sujeta a un equilibrio, de lo contrario su existencia estará acompañada de infelicidad.

El gran interés suscitado por la autoestima, tanto en el ámbito científico como terapéutico; viene determinado porque se considera un factor clave en el desarrollo de un buen ajuste emocional y cognitivo, una buena salud mental y unas relaciones sociales satisfactorias.

Todos los individuos necesitan tener una autoestima saludable, independientemente de nuestro sexo, edad, cultura, trabajo y objetivos en la vida. Pareciera que si no se satisface esta necesidad de autovaloración, tampoco pueden cubrirse otras que supongan la realización de todo el potencial de desarrollo humano.

Las personas que se encuentran bien consigo mismas suelen sentirse a gusto en la vida; son capaces de afrontar y resolver con seguridad los retos y las responsabilidades que ésta les plantea.

Por el contrario, la baja autoestima es una fuente permanente de inseguridad e insatisfacción personal; y se considera como un importante factor de riesgo para el desarrollo de numerosos problemas psicológicos tales como trastornos de la alimentación, depresión, ansiedad, entre otros.

El análisis del comportamiento humano en la realidad circundante conduce; a la consideración de una serie de variables vinculadas con el comportamiento psicológico y biológico del individuo; las cuales incluyen factores de orden social, afectivo, físico e interpersonal.

Así, en el individuo como ser esencialmente biopsicosocial, confluyen diversidad de elementos, los cuales connotan su dinámica interna y su conducta en general.

Daniela Steiner Benaim.

Joyce Meyer, Controlando sus emociones, PDF

Resulta importante recordar que las emociones no desaparecerán para no volver jamás. Siempre existirán. No debemos negar su existencia ni sentirnos culpables por ellas, sino que debemos canalizarlas en la dirección correcta.

Tenemos que negarle a la carne el derecho a dominarnos, pero no debemos negar su existencia. Como veremos más adelante, la Biblia nos enseña que debemos ser bien equilibrados.

Cuando hay algo en nuestra vida que hace que nos sintamos enojados y frustrados, a menudo descargamos estas emociones en los demás, por lo general nuestro cónyuge, nuestros hijos o con alguna otra persona con la cual tengamos una relación personal íntima. El problema no es tanto nuestros sentimientos de enojo y frustración, sino el que no podamos dominarlos.

Lo más importante es comprender qué son las emociones y reconocer que las tenemos porque es Dios quien nos las ha dado. Entonces debemos empezar a encararnos a ellas en vez de solo ventilarlas y como resultado tener sentimientos de culpabilidad y condenación.

Vivir ahora, Libérese del pasado, PDF, Krishnamurti

Los seres humanos somos lo que hemos sido por millones de años: celosamente codiciosos, envidiosos, agresivos, celosos, impacientes y desesperados, con destellos ocasionales de gozo y afecto. Somos una mezcla extraña de odio, temor y gentileza.

Somos a la vez violentos y pacíficos. Ha habido un progreso exterior desde el carro de bueyes al avión, pero psicológica mente el individuo no ha cambiado en absoluto, y la estructura de la sociedad en el mundo es su creación.

La estructura social exterior es el resultado de la estructura psicológica interna de nuestras relaciones humanas, porque el individuo es el producto de la experiencia total, el conocimiento y la conducta del hombre. Cada uno de nosotros es el almacén de todo el pasado.

En el individuo está lo humano, que es toda la humanidad. La historia completa del hombre está escrita en nosotros mismos. Observen de hecho lo que realmente está ocurriendo dentro y fuera de ustedes mismos en esta cultura de competencias donde viven con sus deseos de poder, posición, prestigio, nombre, éxito y todo lo demás.

Observen los logros de los cuales están ustedes tan orgullosos, la totalidad de este campo que llaman vida, donde toda forma de relación es un conflicto que engendra odios, antagonismos, brutalidad y guerras interminables.

¿Cómo Educar las emociones?, PDF, Hospital Sant Joan de Déu

Educar las emociones en los niños

Por lo general, expresar nuestras emociones lo hacemos de manera instintiva, nadie nos ha ensenado a sonreír. Antes de que podamos explicar con palabras y de modo consciente que sentimos, desde la cuna ya damos a conocer las emociones básicas y universales que nos embargan.

Hasta ahora, no hemos sabido hacer otra cosa que machacar esos sentimientos con los que llegamos al mundo. Afortunadamente, estamos descubriendo por fin la prioridad que deberíamos otorgar al aprendizaje emocional.

Algo que este constatando la ciencia es la importancia de la gestión de estas emociones básicas y de su prioridad frente a los contenidos académicos de los mas pequeños, como la capacidad de calculo, la caligrafía, la gramática… Incluso la adquisición de valores queda en un segundo plano. Aquí, en aprender a manejar las propias emociones, que no reprimirlas, como hemos venido haciendo durante siglos reside la clave del éxito de los futuros adultos.

Es requisito indispensable para aprender a gestionar las emociones el saber contar con el resto de la manada. La inteligencia, sea emocional o de cualquier otro tipo, o es social o no es inteligente. Hasta tal punto es esto cierto que el reconocimiento social de lo que uno dice y hace es un buen indicador de la salud del individuo. El Ultimo mono en la escala social carece de buena salud, mientras que la de los diez primeros suele ser excelente.

Eduard Punset

descargar