Si tú cambias, podras hacer que otros cambien...

Etiqueta: Educación Página 2 de 5

Jack Foster, Cómo generar ideas, PDF

Su habilidad para generar buenas ideas es esencial para alcanzar el éxito. Independientemente de que usted sea un diseñador que sueña con otros mundos, un ingeniero que trabaja con alguna nueva estructura, un ejecutivo encargado de desarrollar nuevos conceptos para el negocio, un publicista que busca una forma impactante de vender su producto, un maestro de quinto grado que trata de elaborar un programa memorable para la asamblea de la escuela, o un voluntario que trata de buscar una forma distinta de vender las tradicionales boletas para una rifa.

La gente común y corriente tiene buenas ideas todos los días. Todos los días está creando, inventando y descubriendo cosas. Diariamente se ingenia la manera de reparar automóviles, lavamanos y puertas; de cocinar, aumentar las ventas, ahorrar dinero, educar a los niños, reducir costos, aumentar la producción, escribir memorandos y propuestas, hacer mejor las cosas o más fáciles, o menos costosas. La lista es interminable.

La actitud es muy importante ante los hechos; esto quiere decir que, en la mayoría de los casos, la diferencia entre las personas que producen ideas y aquéllas que no las producen; poco tiene que ver con alguna habilidad innata para producirlas. Tiene que ver con el convencimiento de que pueden producirlas.

Daniel Kahneman, PDF, Pensar rápido, pensar despacio

Muchas de las argumentaciones de este libro tratan de los sesgos de intuición. Sin embargo, que el centro de esas argumentaciones sea el error no menoscaba la inteligencia humana. Más que la atención a las enfermedades en los textos médicos niega la salud.

La mayoría de nosotros estamos sanos la mayor parte del tiempo. La mayoría de nuestros juicios y acciones son apropiados la mayor parte del tiempo. Cuando conducimos nuestras vidas, normalmente nos dejamos guiar por impresiones; y sentimientos, y la confianza que tenemos en nuestras creencias y preferencias intuitivas. normalmente está justificada, pero no siempre.

Con frecuencia estamos seguros de nosotros mismos cuando nos equivocamos, y es más probable que un observador objetivo detecte nuestros errores antes que nosotros mismos.

Los historiadores de la ciencia han observado a menudo que, durante un tiempo, los especialistas en una disciplina determinada; tienden a compartir suposiciones básicas, sobre su objeto de estudio.

Los científicos sociales no son una excepción; también ellos se fundan en una concepción de la naturaleza humana. Que dota de una base de sustentación, a la mayoría de las discusiones sobre, comportamientos específicos que rara vez es cuestionada.

Los científicos sociales de la década de 1970 aceptaban generalmente dos ideas acerca de la naturaleza humana. La primera era que la gente es generalmente racional, y su pensamiento normalmente sano. Y la segunda, que emociones como el miedo, el afecto y el odio; explican la mayoría de las situaciones en las que la gente se aleja de la racionalidad…

7 Hábitos de los Adolescentes Altamente Efectivos, PDF

Nuestra educación es vital para nuestro futuro, y debe ser toda una prioridad. Pero debemos tener cuidado en no ofrecernos como voluntarios y que las clases y tareas se apoderen de nuestras vidas.

Los jóvenes centrados en la escuela con frecuencia se obsesionan tanto con obtener buenas calificaciones, que olvidan que el verdadero propósito de la escuela es aprender. Como miles de jóvenes lo demostraron, nos puede ir extremadamente bien en la escuela, y aun así tener un saludable equilibrio en la vida.

Se necesita fe para vivir según los principios, especialmente cuando se tiene a las personas cerca y se avanza en la vida mintiendo, estafando, siendo indulgente, manipulando y sirviéndonos sólo a nosotros mismos. Sin embargo, lo que no se ve es que ir en contra de principios siempre nos deja expuestos a fin de cuentas.

Tómese el principio de la honestidad. Si eres un mentiroso, quizá puedas salirte con la tuya un tiempo, incluso durante años. Pero te verás en problemas si quieres hallar a un mentiroso que logró el éxito a la larga. Es imposible que podamos romper las leyes. Contra las leyes, sólo podemos rompemos nosotros mismos.

Para entender por qué los principios siempre funcionan, sólo imagina vivir con base en lo opuesto: deshonestidad, holgazanería, indulgencia, ingratitud, egoísmo y odio. No puedo imaginar algo bueno que derive de esto.

Stefan Bollman, Las mujeres que leen son peligrosas, PDF

La historia de la lectura femenina se refleja de manera magistral tanto en la pintura como en la fotografía. Artistas de todas las épocas han sucumbido ante la fascinación del reto de capturar la intimidad, a veces secreta, de la lectura femenina. Sus obras nos ofrecen una visión única y sensible de la historia de las mujeres y la lectura. Pero hubieron de pasar muchos siglos antes de que ellas fueran libres de leer lo que quisieran, tanto para su educación como para su placer. Primero les fue permitido bordar, orar, ocuparse de los hijos y cocinar.

Es indudable que el acceso a la lectura, que es la principal puerta de ingreso al mundo de la cultura, supuso un gran avance para la mujer, como para cualquier colectivo étnico o social en posición de desventaja y de dependencia. Le dio mayor confianza en su propio valer, la hizo más autónoma, la ayudó a pensar por sí misma, le abrió nuevos horizontes.

Stefan Bollmann explora la historia de la lectura femenina con una particular mirada en el detalle. Este libro reúne una irresistible selección de sorprendentes pinturas, dibujos, grabados y fotografías de mujeres leyendo realizados por artistas desde la Edad Media hasta el presente, centrándose de forma especial en ciertas obras de Rembrandt, Vermeer, pero también de Manet, Matisse, Hopper o la fotógrafa Eve Arnold entre muchos otros.

En nuestros días, no sólo se considera analfabeto a quien no sabe leer ni escribir, sino también a cualquier persona incapaz de comprender un texto sin leerlo en voz alta. Sin embargo, debe haber existido una época en que las cosas eran exactamente a la inversa, en que la lectura en voz alta era la norma, mientras que hoy es la lectura silenciosa la que prevalece.

Página 2 de 5

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén