Crecimiento personal

Etiqueta: Crecimiento personal Página 1 de 7

El universo está en ti, PDF

Muchas veces creemos que la mejor manera de superar nuestros miedos es imaginando que el futuro será mejor que el presente, que más adelante encontraremos las respuestas a nuestras preguntas. No obstante, el futuro no deja de ser una proyección dilatada de nuestro presente, y si queremos que algo mejore en nuestra vida debemos emprender el cambio ahora. Pero ¿cómo? No necesitas irte lejos para descubrirlo. Aquí tienes las respuestas.

Si quieres conocer algo, piensa en ello. En definitiva, el conocimiento de lo que nos rodea parte de nuestro pensamiento. Si prestas atención, te acabas dando cuenta de que todo tiene su origen en tu mente, y que a través de ella puedes crear tu realidad. Esos pensamientos que nos sirven para crear nuestro mundo, en la mayoría de las ocasiones, son creencias profundamente arraigadas desde nuestra niñez o incluso, tal vez, desde tiempos más antiguos, previos a nuestra existencia.

Todo pensamiento va unido a una sensación. Cuando piensas en algo, inmediatamente sientes. Si tratas
de pensar racionalmente, aunque te mantengas dentro de una supuesta objetividad, siempre habrá una
intención, la cual, aun sin querer, te condiciona. La intención se genera en el corazón, en la emoción.

Pensar, desear, sentir. Son tres vocablos que precisan de una visión
conjunta. Iodo parte de un deseo. Todos deseamos algo en la vida. Nos movemos hacia delante gracias a
los deseos y por el ansia de llevarlos a cabo. Todo deseo se encuentra en tu ser gracias a dos elementos:
tu pensamiento y tus sentimientos. Para lograr cualquier cosa en la vida, creo que es imprescindible
comprender que tus pensamientos y tus sentimientos trabajan conjuntamente. Piensas y sientes a la vez.
De eso trata lo que sigue a continuación. De reflexionar sobre el sentido del deseo, de ahondar en tu
mente en busca de respuestas para que tus deseos se cumplan y, lo más importante, de cómo lograr que
tus sentimientos puedan finalmente hacer que vivas en aquella realidad en la que deseas vivir.

Entendiendo el valor de tu imagen, PDF

Hablar de imagen es hablar de un tema que nos compete a todos; dado que siempre vamos a tener una imagen que cuidar: mi imagen personal, profesional o la imagen de la empresa que representamos.

Proyectar esa imagen que todos queremos tener no es cosa fácil ya que entran en juego muchos aspectos; que deben ser tomados en cuenta para lograr el equilibrio y conseguir nuestro objetivo. Lo interesante de este tema es que la imagen es modificable, la podemos cambiar o transformar y así sacar un mayor provecho de ella.

Una vez más nos tomamos unos minutos para compartir con usted importante información y útiles consejos que; al ponerlos en práctica, nos permiten cuidar de nuestra imagen personal, profesional o social y la de la empresa.

Cuando hablamos de imagen personal nos referimos a un tema muy amplio que abarca desde los rasgos físicos; y forma de vestir hasta la postura y movimientos al sentarse, caminar, saludar, tono de voz, mirada, risa, sonrisa, higiene, cortesía, educación, entre otros.

La imagen personal es un estilo de vida y cada persona tiene la suya. Por eso es importante cuidar nuestra forma de ser y actuar; ya que la imagen es como una foto, es lo primero que los demás ven de nosotros en una rápida y fugaz mirada. Aunque no seamos concientes, todos proyectamos nuestra personalidad a través de la imagen que ofrecemos al exterior.

Identifica y cambia tus creencias limitantes

Las creencias son afirmaciones, pensamientos, juicios e ideas sobre nosotros mismos, sobre la gente de nuestro entorno, el mundo que nos rodea y su funcionamiento.

Nuestras creencias filtran lo que captamos a través de nuestro sistema sensorial, de manera que determinan el significado que asociamos a cada vivencia en particular, por insignificante que esta nos parezca. Las creencias ejercen un gran impacto sobre la manera en que nos comportamos y los resultados que obtenemos en base a nuestro comportamiento.

Las creencias actúan como “profecías de necesario cumplimiento”. Nuestras creencias, ya sean limitantes o potenciadoras, determinan nuestros actos, y nuestros actos verifican y refuerzan las creencias en un bucle que se retroalimenta a sí mismo. Con el paso del tiempo, las creencias se arraigan con más fuerza y parecen cada vez más reales.

Para continuar profundizando en el papel que las creencias desempeñan en la forma en que interpretamos nuestro mundo es necesario que precisemos los conceptos de leyes, supersticiones y creencias.

Las creencias operan al nivel de la estructura profunda e influyen sobre la estructura superficial de nuestros pensamientos y comportamientos. Aunque somos conscientes de muchas de nuestras creencias, en general nuestras creencias más arraigadas e influyentes operan fuera de nuestra percepción consciente.

Hay algunas creencias que vemos como verdades absolutas y que nunca cuestionamos: “así son las cosas”, “yo soy así”. Un cambio de creencias puede generar un gran cambio en la forma en que vivimos nuestras vidas y en los comportamientos que manifestamos…

Pema Chödron, cuando todo se derrumba, PDF

Cada persona tiene una gran responsabilidad en esta vida. De algo si podemos estar completamente seguros, y es que solo tenemos una vida, de ahí el gran compromiso.

Bíblicamente se dice que nuestro creador fijo los años de vida del ser humano en 70, eso sí, con la eventualidad que por este tiempo pareciera que son los jóvenes los que están muriendo.

Embarcarse en el camino espiritual es como meterse en un bote muy pequeño y aventurarse en el océano en busca de tierras desconocidas.

Cuando practicamos d tee todo corazón nos sentimos inspirados, pero antes o después acabamos encontrándonos con el miedo. Pensamos que al llegar al horizonte estaremos en el fin del mundo y nos caeremos al vacío.

Como todo explorador, nos sentimos atraídos a descubrir lo que nos está esperando ahí fuera, sin saber aún si tendremos el valor necesario para hacerle frente.

Cuando empezamos nuestra exploración, tenemos todo tipo de ideales y expectativas. Buscamos respuestas que satisfagan el hambre que hemos sentido durante largo tiempo, pero lo último que deseamos es que nos vuelvan a hablar del hombre del saco.

la próxima vez que te encuentres con el miedo, considérate afortunado. Aquí es donde el coraje entra en escena. Generalmente, pensamos que la gente valiente no tiene miedo, pero la verdad es que conocen el miedo íntimamente.

El truco consiste en seguir explorando y no abandonar aun cuando descubramos que algo no es lo que pensábamos, porque eso es lo que nos va a ocurrir una y otra vez. Nada es lo que pensábamos; esto es algo que puedo afirmar con toda confianza.

Página 1 de 7

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén