Serenidad, Por Brahma Kumaris, PDF

Serenidad, Por Brahma Kumaris, PDF

Serenidad, un hermoso libro de la Asociación Espiritual Brahma Kumaris, algo que disfrutarás y apreciarás profundamente. El mundo necesita más corazones sinceros, personas que quieran el cambio de otras personas, aportes que eleven los valores morales y espirituales. El verdadero amor se demuestra de esta manera.

La mejor manera de mantener el estado de equilibrio y permanecer siempre sereno es convertirse en observador. Aléjate un poco para observar las escenas de la obra. Aunque soy un actor en escena y tengo que desempeñar mi papel en estos hechos, puedo lograr un estado de desapego consciente que me ayude a sobrellevar la situación con eficacia.

Soy lo que pienso. La mente está constantemente ocupada en el proceso de crear pensamientos, de modo que es prácticamente imposible tener una mente viva y vacía. Sin duda todo mi mundo se creó por mis pensamientos.

Algunas veces los resultados de estos pensamientos se manifiestan inmediatamente, y otras veces transcurre mucho tiempo hasta que se expresan en la práctica. Sin embargo, es un hecho que los pensamientos acaban por hacerse realidad cuando se pone en ellos energía y atención constantes. Mis pensamientos son la base de todas mis acciones.

¿Y qué es un pensamiento puro? ¿Son puros todos los pensamientos por el simple hecho de ser pensamientos? Un pensamiento puro es el que está libre de todos los vicios, tales como la soberbia, el odio, el orgullo, los celos, la codicia y la ira.

Cuando un pensamiento puro se convierte en acción enriquece tanto al creador como a la creación. Un pensamiento puro es la energía que se crea en el más alto nivel de respeto por sí mismo, pero esta energía se proyecta más allá del propio ser y eleva todo lo que toca.

Los pensamientos puros son raros, como lo evidencia el mundo que he creado a mí alrededor. La contaminación reinante en todos los ámbitos muestra la impureza presente en el proceso de creación de pensamientos.

El instrumento más poderoso que posee la humanidad es el poder del pensamiento. Miro el mundo físico y observo el poder devastador de las armas atómicas y nucleares. Una cabeza nuclear del tamaño de una pelota de béisbol puede arrasar toda una ciudad, incluso un país entero. No obstante, ¿quién creó tales armas? El hombre o, para ser más preciso, la mente del hombre. ¿Y quién es más poderoso, el creador o la creación?

Deja un comentario