El dinero por sí mismo no enriquece. Todos conocemos gente que trabaja todos los días, gente que, aunque trabaja por dinero y lo obtiene, no se hace más rica. Irónicamente, hay muchas personas que con cada dólar que ganan se endeudan más.

Hemos escuchado historias sobre gente que ganó la lotería: ganadores instantáneos que se volvieron inmediatamente pobres de nuevo. También hemos oído historias sobre bienes raíces que son rematados. En lugar de ayudar a quienes los poseen para que obtengan más dinero o seguridad financiera, los bienes raíces los sacan de sus hogares y los llevan al albergue de los necesitados.

Muchos conocemos a personas que perdieron dinero al invertirlo en la bolsa de valores; tal vez tú eres una de ellas. Inclusive la inversión en oro, el único dinero real en el mundo, puede resultar costosa para el inversionista.

Millones de personas invierten el dinero que han ganado con mucho esfuerzo en activos como acciones y bienes raíces, pero casi no invierten en información. Consecuentemente, sus logros financieros son siempre los mismos.

Éste no es un libro para volverse rico de la noche a la mañana, ni contiene una fórmula mágica. Es un libro con el que puedes incrementar tu inteligencia financiera, es decir, tu IQ financiero.

Aquí encontrarás cómo enriquecerte desarrollando las cinco inteligencias financieras básicas que son necesarias para volverse rico a pesar de lo que suceda con la economía, las acciones o los mercados de bienes raíces.