¿Por qué algunos logran convertirse en millonarios mientras otros sólo sueñan con llegar a conseguirlo algún día? ¿Es que un millonario trabaja el doble que el resto de los mortales? ¿O es más inteligente o ha recibido una mejor educación?

Para ser millonario es importante creer que existe un secreto. Esta es la primera enseñanza que recibe; el joven protagonista de esta historia, cuando, en busca de la riqueza; visita a un viejo millonario que se dedica al cultivo de las rosas.

Una de las características del secreto es su simplicidad; otra es la profunda convicción de que su conocimiento, llevará inevitablemente a la posesión de la riqueza. Pero esto no es suficiente y la felicidad y la armonía interior también formarán parte del proceso.

A partir de su encuentro con el Millonario Instantáneo, el joven comprende por qué, a pesar de sus esfuerzos, ha obtenido resultados tan mediocres en su vida; y se da cuenta de cómo tiene que enfocarla en el futuro para que eso cambie.

El lector también podrá hacer el mismo camino y aprender el secreto y las técnicas que revela el viejo millonario, a todo aquel que quiera cambiar su situación financiera y alcanzar además el equilibrio interior.

Después de todo, lo que verdaderamente le ha importado en su vida ha sido poder demostrar a los hombres de poca fe el extraordinario poder de nuestras facultades mentales.