Tus deseos de ser, hacer o tener, son los de alcanzar un grado más alto de felicidad. Por
ejemplo, puedes sentir que la posesión de más dinero,
casas, tierras, o amigos te hará más feliz, y que tu deseo de poseer estas cosas despierta en ti de la convicción de
que al poseer esto tendrás mas libertad y felicidad personal y familiar.

La imagen que ves en tu mente y que la sientes se refleja en la mente universal, y por la ley de acción reciproca debe regresar en su forma espiritual o física. El conocimiento de esta ley de acción reciproca, entre tu y la mente universal te da acceso libre a todo lo que desees SER, HACER o TENER.

Debe nacer en tu mente la verdad de todo esto de una manera natural, el individuo que reconoce que tiene el poder de visualizar y unirse con el solo propósito de crear mas, junto con la mente universal y puede utilizar este poder de manera constructiva mantendrá una armonía, con la naturaleza del creador que le dio origen a el mismo.

Tu no necesitas invertir mucho tiempo pensando en como es que se lleva acabo tu relación con la mente universal, ya que tu mismo ser proviene de este poder. La mente universal o el poder omnipresente de Dios siempre esta ahí dispuesto a ayudarte, dispuesto a ponerse en acción según lo que tú mandes por medio de lo que visualizas en tu mente.

Tu no necesitas invertir mucho tiempo pensando en como es que se lleva acabo tu relación con la mente universal, ya que tu mismo ser proviene de este poder. La mente universal o el poder omnipresente de Dios siempre esta ahí dispuesto a ayudarte, dispuesto a ponerse en acción según lo que tú mandes por medio de lo que visualizas en tu mente.