[PDF] Microfísica del poder, Michel Foucault

Microfísica del poder, PDF

Hay que decir que esta obra consta de doce capítulos, o más bien doce textos, centrados en las entrevistas y cursos de Foucault, donde compartirá palabras con otros autores como G. Deleuze, Hipólite, etc.

Foucault revela muchas de sus ideas, como el análisis genealógico, el significado de Foucault en términos de historia, poder y estatus. La importancia primordial del papel del poder y de la historia.

A través de esta investigación, vemos que escribir, hablar o informar es una forma determinada de Foucault de ver y comprender el mundo, que refleja el proceso histórico.

La genealogía no se opone a la historia, como la visión de águila, y profunda del filósofo en relación a la mirada escrutadora del sabio. Se opone por el contrario al despliegue, Meta histórico de las significaciones ideales y de los indefinidos teleológicos.

Sus monumentos ciclópeos , no deben derribarlos a golpe de grandes errores benéficos, sino de pequeñas verdades sin apariencia, establecidas por un método severo.

De aquí se deriva, para la genealogía una tarea indispensable, percibir la singularidad de los sucesos, fuera de toda finalidad monótona. Encontrarlos allí, donde menos se espera, y en aquello que pasa desapercibido, por no tener nada de historia.

La historia aprende también a reírse de las solemnidades del origen. El alto origen es la sobrepujante metafísica, que retorna en la concepción según la cual al comienzo de todas las cosas. Se encuentra aquello que es lo más precioso y esencial.

El origen está siempre antes de la caída, antes del cuerpo, antes del mundo, y del tiempo; está del lado de los dioses. Y al narrarlo se canta siempre una teogonía. Pero el comienzo histórico es bajo. No en el sentido de modesto, o de discreto como el paso de la paloma, sino irrisorio, irónico, propicio a deshacer todas las fatuidades.

Se buscaba hacer despertar el sentimiento de la soberanía del hombre, mostrando su nacimiento divino. Esto se convirtió ahora en un camino prohibido; pues a la puerta del hombre está el mono. El hombre comenzó por la mueca de lo que llegaría a ser; Zaratustra. Mismo tendrá su simio que saltará a su espalda y tirará por su vestido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: