El universo esta gobernado por una ley, una ley muy importante, Sus manifestaciones son multiformes, pero consideradas desde un punto de vista fundamental, es claro que no existe mas que una ley. Conocemos algunas de sus manifestaciones, pero ignoramos todo acerca de otras. No obstante cada día se aprende un poco mas sobre ellas, el velo se ha ido cayendo gradual mente.

El ser humano lleno de amor percibe amor por todas partes y atrae el amor del los demás. El ser humano que alberga odio en su corazón recibe todo el odio que puede soportar. El ser humano que piensa en luchar suele luchar contra todo lo que puede hasta que lo supera. Y así con todo el mundo: cada uno recibe lo que pide a través de la telegrafía sin cables de la mente. Quien se despierta por la mañana sintiéndose de mal humor suele conseguir que toda la familia se ponga del mismo humor antes de acabar de desayunar.

La cuestión de la atracción del pensamiento es algo muy serio, cuando se piensa bastante en ello uno se da cuenta de que una persona crea sus propias circunstancias, aunque culpe de ello a otras.

Las personas que han comprendido esta ley y mantienen un pensamiento positivo y tranquilo, y no se ve afectada de ninguna manera por la falta de armonía que pudiera rodearla. Estas personas son como el recipiente del que se vierte aceite en aguas turbulentas: permanecen serenos y tranquilos mientras la tormenta brama a su alrededor. Cuando se ha comprendido el funcionamiento de esta ley uno se haya a merced de las caprichosas tormentas del pensamiento.

Se paso la era de la fuerza física para ir a parar a la de la supremacía intelectual, y ahora entramos a un campo medianamente conocido que es el de la energía psíquica, este campo cuenta con sus propias leyes y debemos familiarizarnos con ellas o bien estas nos superaran, como les ocurre a los que ignoran los planos de esfuerzo.

En esta obra el autor intenta aclarar importantes principios que subyacen a este campo de energía que se abre ante nosotros, y cada persona pueda utilizarla a su favor.