[PDF] La Búsqueda de Belleza Espiritual

Publicado por Decida cambiar en

[PDF] La Búsqueda de Belleza Espiritual

En busca de la belleza espiritual, he explorado diferentes religiones, filosofías y prácticas. He leído las Escrituras, hablado con amigos y compañeros, y he observado la vida cotidiana. También busque la belleza en muchas cosas, pero la belleza más divina la encontré en Dios. He llegado a creer que todas las cosas, incluso la belleza física, son un reflejo de lo divino.

Es triste ver mujeres en nuestra sociedad obsesionadas con el tema de la belleza; Si la belleza realmente está en los ojos del observador, entonces, ¿a quién estamos tratando de impresionar?

En cambio el deseo sincero de ser bella ante los ojos de Dios, le hará mirar atentamente en el espejo de su alma. ¿Está pasando más tiempo mirando en el espejo de la cultura y tratando de ser hermosa y exitosa según los patrones del mundo, No está mirando en el espejo de la Palabra de Dios y entendiendo y tratando de ser lo que Dios quiere que sea?

Al estudiar cuidadosamente la Biblia, descubrirá que no puede encontrar belleza espiritual. Es decir, la belleza espiritual no se encuentra en los gimnasios. No puede tomar una pastilla para alcanzarla, demandarla. comprarla. Ni puede tener una casa lo suficientemente bonita o vivir en el vecindario correcto para llegar a ser espiritualmente bella.

Tampoco puede vestir con suficiente estilo para exigirla. La belleza espiritual viene como producto indirecto de la vida cristiana de una mujer que sirve a Dios y a sus semejantes.

Resulta algo irónico que la “espiritualidad” solamente se puede revelar en la carne. Nuestras vidas espirituales no están por encima de la física, sino se manifiestan a través de ella.

Sin considerar el costo, la verdad es que la belleza física es corruptible; se desvanece. La mujer cristiana debe estar mucho más preocupada de la belleza incorruptible, “el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

Todo intento por mantener la belleza física resulta inútil. La sola exposición al Sol la afecta. Por otro lado, la belleza espiritual se hace más gloriosa con la edad, y la exposición al Hijo a través de la Palabra la realza. Si modelamos nuestras vidas como la de Cristo, podremos alcanzar la belleza espiritual para la eternidad.

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: