El gran yogui milarepa del tibet, PDF

El gran yogui milarepa del tibet, PDF

Tantas personas se han convertido en inspiración para otros, siendo uno de ellos, el gran Yogui Milarepa. No es fácil sumergirse en la vida de cada uno de los personajes, pero hojeando unas cuantas páginas, podrás reconocer su gran virtud.

Milarepa fue uno de los yoguis y poetas más famosos del Tíbet. Alumno de Marpa Lotsawa; considerado una figura importante en la escuela Kagyu del budismo tibetano, como ejemplo de alguien que entregó su vida por el ascetismo y siguió las enseñanzas de Buda.

En su Biografía se demuestra que el sendero yóguico hacia la
Supra-mundanalidad trasciende las fórmulas intelectualmente modeladas
pertenecientes a la salvación, y está siempre expedito para todo el género
humano, sin tener en cuenta su filiación religiosa.

De acuerdo con el enfoque de Milarepa, ninguno de los métodos mundanos de desarrollo intelectual es esencial para lograr la Sabiduría; Para él, el Verdadero Conocimiento no debe obtenerse estudiando libros o profesando fe.

Para el dotado de poderes yóguicos como los alcanzados por Milarepa, que incluían el poder yóguico de vuelo corporal por el espacio; no hay necesidad de automóviles, aviones ni de otro medio mecánico de transporte humano; y correlativamente no sería menester una sociedad industrializada; que encadena laboralmente a los hombres a las minas de carbón, a las fundiciones y a las fábricas de producción masiva.

Gandhi también luchó contra la industrialización, aunque con relativo éxito, en su propia India, y consideró la industrialización un mal evitable e innecesario; no porque, como lo sugiere la vida de Milarepa, por medio del yoga el industrialismo, puede tornarse obsoleto, sino porque el industrialismo; destruye las artes y artesanías que normalmente florecen en la vida simple, y comparativamente feliz de la comunidad campesina y, por ende; impide la manifestación de lo Bello, que es innata en cada ser humano.

Milarepa, El gran yogui era capaz de mantenerse vivo, aunque no sin sufrimiento, en medio del clima ártico de los altos Himalayas, con comida simple y magra; en virtud del indomable control de su cuerpo físico, y no sin frecuencia; sin otro sostén corporal que el derivado, por osmosis; del aire, del agua y del sol, similar al proceso por el cual una planta produce clorofila.

Con una piedad y compasión mayores, Milarepa, observaría el modo en que vive actualmente la humanidad; en medio de los múltiples aparatos que en Europa y en América consideran indispensables hasta los monjes que enseñan la vida santa. Para él, la explotación y la conquista física del mundo, por parte de la ciencia no es lo que realmente interesa; sino la conquista de uno mismo y la destrucción de todas las cadenas que atan a los hombres a la rutina de la existencia encarnada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: