Muchas ideas, socialmente aceptadas, son falsas. Cuando son falsas nos confunden. La confusión y los errores que generan, nos hacen sufrir. Por este motivo, si quieres disfrutar de la vida, es necesario que empieces a tener una nueva visión que te permita relacionarte sabiamente con la realidad. Tal como se dice: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Cada uno dé nosotros interpretamos los mensajes que nos llegan en función de nuestras creencias. Destapar esas creencias limitantes y cambiarlas por información de sabiduría que nos ayude a vivir en paz con nosotros mismos es un maravilloso reto.

El sufrimiento es el resultado de la ausencia de sabiduría, que es lo único que hay que ganarse, lo demás se dará por añadidura. Cuando llegues a un estado en el que no sufras ante nada, significará que estás mirando la vida desde una verdadera comprensión y, ahí, surgirá el verdadero amor. Con estas páginas, esperamos facilitarte este proceso.

No maldigas las informaciones falsas que te transmitieron, ni guardes rencor a las personas que te las comunicaron. Las falsedades no están por casualidad en nuestras mentes. Son necesarias para descubrir la verdad. Gracias al error, tenemos la oportunidad de aprender. Por otra parte, las personas que te transmitieron estas informaciones ni tan solo sabían que eran falsas y actuaron desde la ignorancia.

Si creemos que pensar en nosotros es egoísmo, tendremos una baja autoestima, es decir, la incapacidad para valorarnos. Y si no somos capaces de valorarnos, ni de amarnos, tampoco seremos capaces de recibir porque, de forma inconsciente, creeremos que no nos merecemos nada. Al no pensar en nosotros no nos escuchamos y no captamos nuestras necesidades.

Toda experiencia de vida es un camino de crecimiento y aprendizaje que, cuando se integra… ¡no hay marcha atrás! Es decir, cuando ya has aprendido a caminar, no necesitas ir gateando. Cada nuevo aprendizaje implica trascender el anterior y desechar lo que ya no te resulta útil.

Para resumir el proceso a lo más fundamental, podemos decirte que la clave está en dejar de guiarse por las emociones y los sentimientos del ego, y empezar a guiarse por el amor; es decir, que tu decisión de ser feliz y buscar el máximo bien para todas las personas, al margen de cómo sean, lidere tu vida. Esto no puede hacerse sin haber comprendido, previamente, el verdadero significado del amor. El amor nace de la comprensión y no puede forzarse.