[PDF] 10 Secretos para ser un triunfador, Liderazgo

Es ampliamente conocida la historia de José, hijo de Jacob, un personaje bíblico; que debe servir de ejemplo, a todos aquellos que con afán buscan inspiración, que les ayude a llegar a ser triunfadores.

El contenido de este libro le ayudara a entender varios conceptos; todos relacionados al liderazgo, los sueños, y ante todo como debe ser la actitud de un verdadero triunfador.

Nada en esta vida es gratis, todo aquel que desee alcanzar sus metas tendrá primero que librar grandes batallas. Antes de plantearse la posibilidad, de emprender algún proyecto en su vida; debe analizar si esta dispuesto a a llegar a la meta; porque llegar a la meta cuesta, como dice una canción, y cuando ya estas en ella, mantenerse cuesta mas.

Ser el mejor en cualquier aspecto del quehacer humano es algo que no se improvisa. Detrás de una persona que triunfa, hay una larga historia de preparación, y una serie de acontecimientos a veces favorables, y muchos otros adversos; pero que han dado como resultado final a un triunfador.

Los verdaderos triunfadores, no son los que viajan siempre con el viento a su favor, o viven rodeados de amor y aceptación. Los que van a triunfar, enfrentan de la mejor manera y sacan los mejores resultados de las circunstancias favorables o adversas que les toque vivir.

Prepararse para triunfar, es estar dispuestos a avanzar entre aplausos y abucheos, continuar el camino ya sea cuesta abajo o cuesta arriba; seguir luchando sin desanimarse por los fracasos ni conformarse con los éxitos.

El hombre es lo que sueña

Los que triunfan, miran siempre al horizonte, avanzan y si encuentran un obstáculo lo superan. Buscan siempre la luz y saben verla aún en los momentos que el cielo está nublado. Cuando aquí es de noche, al otro lado del mundo está brillando el sol.

Muchos dicen que: «El hombre es lo que come», otros afirman «El hombre es lo que lee»; con más razón podemos agregar «El hombre es lo que sueña».

Soñar es: Ampliar los horizontes, tener ideales, establecer metas y luchar por alcanzarlas. Para soñar en grande, y sobre todo para realizar esos sueños, es necesario tener una alta estima de uno mismo; comenzar por creer que hemos nacido para cosas grandes, haciendo con amor las pequeñas cosas que nos toca hacer.

Muchos por el temor a fracasar han dejado de soñar

Muchos se han conformado con vivir a un nivel instintivo y buscan únicamente satisfacer sus necesidades básicas. El único objetivo que tienen en la vida es satisfacerse, viven con la filosofía de «Aprovéchate gaviota que después de esta no hay otra». Según sus posibilidades se sumergen en la cultura del placer; les gusta sentarse en «la mesa que más aplauda» y «darle alegría a su cuerpo Macarena».

No falta quienes, por temor a fracasar han dejado de soñar; o tal vez por haber fracasado cuando lo intentaron, la frustración los ha paralizado. Podrían llenarse páginas completas con frases inspiradoras, o con ejemplos de hombres y mujeres; que alcanzaron sus metas después de superar grandes obstáculos, y todo eso servirá para animarnos; sin embargo, lo que puede convertirnos en triunfadores es hacer siempre nuestro mejor esfuerzo, las veces que sean necesarias, hasta ver realizados nuestros sueños.

Al lado de las grandes tristezas llegan grandes alegrías, por muy larga que parezca la noche, siempre sale el sol de un nuevo día. No existe las trece de la noche. Si en un momento de tu vida te sientes fracasado, sigue viviendo y espera, casi todas las historias tienen un final feliz; si no estás feliz, es señal que no has llegado al final de tu historia.

Un triunfador no tiene miedo a empezar de cero

Existen profesionales que de muchos países llegaron a los Estados Unidos y triunfaron aun cuando tuvieron que comenzar lavando platos, limpiando casas, arreglando jardines. Otros por el contrario, fracasaron por estar esperando la oportunidad; de ser y hacer lo que eran y hacían antes, o de ganar lo que ellos deseaban ganar.

Muchos matrimonios han fracasado por no saber adaptase, al nacimiento o crecimiento de sus hijos; a la abundancia o la escasez, a la salud o a la enfermedad. Triunfar no depende de tener más recursos y talentos que otros ni de tener mejores oportunidades. Los triunfadores son los que sacan el mejor provecho de las circunstancias que sean, saben adaptarse rápidamente a los cambios y perseveran haciendo lo mejor que pueden por alcanzar sus metas.

La persona que se autodisciplina es triunfadora

Los triunfadores no se improvisan, son aquellos que, en las diferentes etapas de su vida; tienen como denominador común, hacer bien lo que hacen por la satisfacción de haber cumplido con su deber. Jóvenes, que quieren cumplir de la mejor manera con sus responsabilidades: en la casa, en la escuela, en la universidad y en el trabajo; muchas veces, sin tener la colaboración o supervisión de un adulto.

Bienaventurados los que están adquiriendo el hábito de hacer bien lo que tienen que hacer; aun cuando nadie les ayude, los estimule o simplemente los supervise. Bienaventurados los que se auto disciplinan, los que establecen para sí mismos un horario equilibrado; distribuyendo sabiamente el tiempo para el trabajo, la diversión, el descanso y la sana alimentación.

Son admirables los que desde pequeños se han acostumbrado, a ser responsables y dedicados a, pesar de estar rodeados de familiares y amigos que lejos de ayudarlos; más bien les empujan a vivir una vida superficial, irresponsable y desordenada.

Los jóvenes que hacen su mejor esfuerzo cumpliendo con sus pequeñas tareas, trabajos o responsabilidades, están adquiriendo el hábito del trabajo bien hecho; sin estar conscientes que esto les convertirá en verdaderos triunfadores cuando les toque asumir responsabilidades mayores.

Es necesario ayudar a otros a tener éxito

«No hablemos de mí, hablemos de tu sueño». Eso solo lo pueden decir los grandes, los que han descubierto el secreto. ¡Tus sueños se van a realizar en la medida que ayudes a los demás a realizar los suyos! Un esposo tiene sueños, ideales, metas, más, para realizarlos también debe preguntarse: ¿Qué sueña mi esposa, ¿Cuáles son sus ideales y sus metas?

Un empresario tiene sueños, aspiraciones y proyectos, pero ¿Se habrá preguntado alguna vez cuales son los sueños; proyectos y aspiraciones de los que trabajan a su lado? Los jóvenes, por naturaleza son soñadores, tienen anhelos e ilusiones, pero ¿Se han detenido a pensar que sueñan sus padres?

Si todos pensamos solamente en nuestro propio sueño y en cómo realizarlo, nos quedaremos soñando solos. Más, si somos capaces de construir una cultura de solidaridad; y colaboramos para que se realicen los sueños de otros, tendremos un mundo con más sueños hechos realidad.

Los verdaderos triunfadores aceptan que no son infalibles: en muchas cosas son maestros, en otras, nunca dejaran de ser alumnos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: