PDF, Historias de éxito, Robert Kiyosaki

Si alguna vez en lo profundo de su ser ha sentido que trabajar como empleado o ser un empleado independiente no le estaba dando la seguridad financiera que usted deseaba, existe una alternativa.

Si sus inversiones han perdido valor, está cansado del mismo consejo financiero viejo, le preocupa si podrá retirarse algún día o simplemente quiere pasar más tiempo con su familia, el camino hacia la libertad financiera se puede encontrar.

Para alcanzar la seguridad financiera, usted necesitará aprender el juego del dinero. Yo aprendí ese juego de mi padre rico. A partir de las lecciones de mi padre rico desarrollé el juego de mesa CASHFLOW. Este juego le enseña habilidades financieras a través de diversión, repetición y acción. Es tan singular que ha tenido patentes premiadas. Lo retará, le enseñará y le exigirá que piense como piensan los ricos. La gente de esta sección describe su éxito financiero y atribuye esos logros a jugar los juegos de CASHFLOW.

Estas personas descubrieron que a diferencia de todos los demás tipos de juegos de mesa en los que se puede ganar de una sola forma y únicamente durante el tiempo en el que se está jugando, CASHFLOW proporcionó lecciones que van mucho más allá del tiempo en que se juega. Cada vez que estas personas participaron en el juego no sólo incrementaron sus habilidades financieras, también aumentaron su seguridad.

El uso de las cartas de este juego, me dijeron, les ofreció nuevas formas de pensar sobre las inversiones. Las cartas que les dieron diferentes opiniones cada vez que jugaron, proporcionaron información para iniciar inversiones que produjeran flujo de efectivo.

El futuro será brillante para los que se preparan desde hoy. Las personas que compartieron sus experiencias en este libro estudiaron a fondo las lecciones del Padre rico, pero más importante aún, actuaron, aprendieron y obtuvieron experiencia, sabiduría y éxito financiero; se hicieron responsables de su propia educación financiera y asumieron el control de su propio futuro financiero.

PDF, Elija ser rico, Robert Kiyosaki

Está a punto de embarcarse en este programa porque desea cambiar su vida. Pero antes de cambiar su vida, debe cambiar sus ideas. Sus pensamientos y creencias están profundamente arraigados, tanto que quizás no se dé cuenta de la medida en la que han moldeado sus penurias
financieras.

Si alberga la esperanza de tener libertad financiera, el autoconocimiento es crucial. En este capítulo, preparará un inventario
de sus actitudes. Aprenderá cuáles son de ayuda y cuáles lo están
atascando. Y encontrará una fuente de nuevas ideas con el poder de
conducirlo en una dirección diferente, hacia el camino de la libertad
financiera. Elegir transitar o no este camino, es una decisión

Cuando se mira en el espejo, ¿qué murmura? ¿Se reprende con comentarios como “Tengo exceso de peso” y “Estoy envejeciendo”?
O se para con orgullo y dice: “¡Me veo fantástico!”.

El espejo refleja mucho más de lo que ven los ojos. Este refleja los pensamientos internos y las creencias: el alma. Escuche los pensamientos que
vienen del alma. ¿Son negativos? Nunca se encaminará hacia la riqueza si permite que esos pensamientos lo aflijan.

PDF, Walden, Henry David Thoreau

La mayoría de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto por los puros artificios e innecesarias labores de la vida, que no les queda tiempo para cosechar sus mejores frutos. De tanto trabajar, los dedos se les han vuelto torpes y demasiado temblorosos.

Realmente, el jornalero carece día tras día de respiro que dedicar a su integridad; no puede permitirse el lujo de trabar relación con los demás porque su trabajo se depreciaria en el mercado.

No le cabe otra cosa que convertirse en máquina. ¿Cómo puede recordar su ignorancia, condición que le exige su crecimiento ¿quien tan a menudo tiene que usar de sus conocimientos? Debiéramos alimentarlo y vestirlo a Meces, gratuitamente, y reponerlo con nuestros cordiales antes de juzgarlo.

Las mejores cualidades de nuestra naturaleza, al igual que la lozanía de las frutas, sólo  pueden conservarse con delicadeza. Y no es ésta, ciertamente, la que aplicamos a nuestras relaciones con el prójimo. Algunos de vosotros, sabido es, sois pobres, os es difícil la vida, y aun en ocasiones, diríase que en la pugna con ella os falta incluso el aliento.

La mayoría de lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida
no sólo no son indispensables, sino obstáculo cierto para la elevación de la
humanidad. En lo que se refiere a estos lujos y comodidades, la vida de los
más sabios ha sido siempre más sencilla y sobria que la de los pobres.

Los antiguos filósofos chinos, hindúes, persas y griegos fueron una clase de
gente jamás igualada en pobreza y riqueza interna. No es mucho lo
que sabemos de ellos, pero es notable que sepamos tanto.

Igual reza para con los más modernos reformadores y bienhechores de la raza. Nadie puede ser observador imparcial y certero de la raza humana, a menos que se encuentre en la ventajosa posición de lo que deberíamos llamar pobreza voluntaria

PDF, Sabiduría y éxito de Salomón

el problema no es la gente o las circunstancias o el lugar donde vivimos, el problema está dentro de nosotros. Y este problema es un problema de sabiduría. “Debes cambiar de alma, no de clima.

¿No es extraño, Salomón dominar a otros reinos pero no por la fuerza? A lo largo de la Historia, cada vez que un rey quería extender su reino tendría que hacerlo a través de las guerras. Sin embargo, ¡Salomón hizo a través de la sabiduría! Él afirmó que un sabio, ¡podría conquistar una ciudad de héroes!

Usted puede pensar: «No soy un rey como Salomón, por lo tanto, no puedo tener éxito como él». Sin embargo, es bueno recordar que a lo largo de la Historia, muchos tuvieron la oportunidad de reinar y simplemente destruyeron sus reinados. Lo importante no es dónde usted se encuentra, pero a dónde va.

Salomón comenzó como un rey, pero mejoró mucho su reino y la prosperidad de sus habitantes. No importa donde se encuentre: Si sigue el camino de la sabiduría, usted crecerá y podrá extender su influencia. Y mejorará no sólo su vida, ¡sino también de todos los que te rodean!

Existe un deseo natural en el hombre para la abundancia. Los seres humanos no nacieron para vivir en la pobreza (ya sea material, intelectual, emocional o espiritual). Por lo tanto, tratamos de combatir la pobreza en todas las formas posibles, ya sea a través de pensamientos o acciones.

Es una lucha constante, y puede llegar a ser incluso una obsesión. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que muchas veces es precisamente esta «obsesión» que nos impide de prosperar. Y cuanto mayor sea la obsesión, mayor es el obstáculo.