Miguel Angel Cornejo, Objetivos claros

En cada etapa de la vida saber qué pretendemos y para qué, nos da un sentido que motiva a invertir esfuerzo y saber a dónde vamos, qué perseguimos y cómo lo alcanzaremos. Esta certeza orienta nuestro actuar y permite valorar los resultados obtenidos. Para ello, es necesario plantearnos objetivos.

Un objetivo orienta las acciones, precisa de qué manera se procederá y declara la finalidad de emprender tal proceso: solucionar una situación, aportar o contribuir en el desarrollo y crecimiento de cierta área del conocimiento.

El objetivo es el referente transversal, se establece al principio, se revisa durante su ejecución y, es el punto que determina al finalizar, si se cumplió lo establecido.

Ana Irene Ramírez González.