El Libro de los Cinco Anillos es uno de los textos más importantes sobre la lucha y la estrategia surgido de la cultura guerrera japonesa.

Escrito originalmente no sólo para los hombres de armas, pretende explícitamente simbolizar procesos de lucha y de maestría en todos los campos e intereses de la vida.

El Libro de los Cinco Anillos se escribió en 1643 por Miyamoto Musashi, duelista invicto, samurai sin señor y maestro independiente. Musashi fue un hombre de armas profesional nacido en una larga tradición de cultura marcial que al final llegó a dominar la totalidad de la política y de la sociedad japonesas.

Sus intuiciones son relevantes, no sólo para los miembros de la casta militar gobernante, sino también para los dirigentes de otras profesiones, así como para las personas en búsqueda de la maestría individual en cualquier camino de la vida que escojan.

Puede verse el surgimiento y el fortalecimiento de la clase samurai en Japón en dos términos utilizados para referirse a sus miembros: samurai
y bushi. La palabra samurai procede del verbo japonés saburau, que
significa «servir como ayudante».

Que significa la palabra bushi

La palabra bushi es una palabra chino-japonesa que significa pequeña aristocracia armada. La palabra samurai también se utilizo por otras clases sociales; mientras que los guerreros se llamaban a sí mismos mediante el término más digno bushi.

Las personas que viven de las artes marciales actualmente sólo se ciñen a la esgrima. Sacerdotes de los templos Kashima y Kantori de la provincia de Hitachi, fundaron este tipo de escuelas y afirman que sus enseñanzas fueron transmitidas por dioses; y viajan de provincia en provincia transmitiendo a la gente sus enseñanzas; pero esto es realmente un fenómeno reciente.

El campo de las artes marciales abunda particularmente de esgrimas victoriosas; con popularización comercial y aprovechamiento por parte de aquellos que enseñan la ciencia y de aquellos que la estudian.

La consecuencia de esto es que, como alguien ha dicho, «las artes marciales de aficionados son origen de graves heridas». Hablando de forma general, existen cuatro formas de vida: la forma de vida del caballero, la del campesino, la del artesano y la del comerciante.