El análisis de Fromm confirma sobre el plano psicológico lo que otros estudiosos han afirmado una y otra vez.

El fascismo, esa expresión política del miedo a la libertad, no es un fenómeno accidental de un momento de un país determinado; sino que es la manifestación de una crisis profunda; que abarca los cimientos mismos de nuestra civilización.

Es el resultado de contradicciones que amenazan destruir no solamente la cultura occidental, sino al hombre mismo. Eliminar el peligro del fascismo significa fundamentalmente suprimir aquellas contradicciones en su doble aspecto: estructural y psicológico.

El fin de la guerra no ha terminado con este peligro; tan sólo ha abierto un paréntesis que se puede aprovechar para llevar a cabo esta obra; pero hasta tanto la estructura social y sus aspectos psicológicos correlativos permanezcan invariados, la amenaza de nuevas servidumbres no habrá desaparecido.

Desde sus comienzos apareció muy claro el significado, que esta nueva psicología podía tener. Para las ciencias que se ocupan de la vida social y de la cultura, en particular; la sociología. La psicología social y la antropología cultural.

El mismo creador del psicoanálisis; se preocupó por utilizar los conceptos y el método del psicoanálisis, para investigar los fenómenos sociales y dedicó numerosos trabajos a este tema…