Es fácil para la persona promedia a ver cómo la mente controla, y a cierto grado gobierna, la funciona del cuerpo. Algunos pueden llegar más lejos y ver que el cuerpo es gobernado enteramente por la conciencia. Pueden ver esto sin mucha dificultad, pero no es fácil que ellos vean, de forma igual, cómo sus pensamientos gobierna sus condiciones y deciden ya que sean éxitos o fracasos.

Si algo no responde a tu pensamiento, empieza de nuevo y darse cuenta que detrás todo lo visto es la causa silente. En tu vida, eres el porque. No hay nada fuera de la mente, y nada se mueve excepto que la mente se lo mueve.

Nosotros hemos convenido, mientras que Dios es amor, tu vida es gobernado absolutamente por la mente, o Ley. En nuestras vidas de condiciones somos la causa, y nada se mueve excepto como nuestra mente se lo podría mover.