El Libro de la Vida presenta pasajes sobre un tema nuevo para cada semana del año; y cada tópico se desarrolla a través de siete días. Estas citas se identifican por su fuente bibliográfica, y se hace referencia a ésta en cada pie de página.

Los lectores que se interesen en explorar a mayor profundidad temas específicos; están invitados a acudir a los textos completos contenidos en los libros de los cuales dichos temas han sido extractados.

Krishnamurti comenzó a hablar públicamente en 1929 con una voz que Aldous Huxley describió como plena de una autoridad intrínseca. Su poderosa exploración en la naturaleza de la verdad y la libertad; ha resultado en millones de ejemplares de sus pláticas y diálogos publicados y traducidos a casi todos los idiomas del mundo.

La verdad esta cerca

Krishnamurti, aunque tímido y retraído, ofreció centenares de pláticas, pronunciadas sin notas previas ni preparación alguna; las cuales desarrollaban esencialmente un tema primordial: la verdad puede ser descubierta por cualquiera de nosotros, sin la ayuda de autoridad alguna; al igual que la vida, está siempre presente, en un solo instante.

Sus pláticas cubren la escala completa del conflicto y el interés, tanto en lo personal como en lo social. Al observar la profundidad y el alcance de nuestra conducta tal como se revela en el instante de la observación; surge la acción indispensable para transformarnos a nosotros mismos y a nuestra sociedad. Cuando alguien que asistía a sus pláticas le preguntó por qué hablaba y qué quería lograr,

Krishnamurti respondió: Quiero revelarles algo, quizás el modo de descubrir qué es la realidad no el modo en el sentido de un sistema, sino cómo proceder al respecto.

Y si ustedes pueden descubrir esto por sí mismos, no habrá uno que les habla; hablaremos todos sobre ello, todos expresaremos esa realidad de nuestras vidas, donde quiera que nos encontremos,

La verdad no puede ser acumulada. Lo que se acumula es destruido siempre, siempre se deteriora. La verdad jamás puede deteriorarse, porque sólo puede ser descubierta de instante en instante; en cada pensamiento, en cada relación, en cada palabra, en cada gesto, en una sonrisa, en las lágrimas. Y si ustedes y yo podemos descubrir eso y vivirlo.

El intelecto distancia de la espiritualidad

Investigando la naturaleza misma de nuestra existencia, y preguntándonos seriamente por qué la vida se ha vuelto un problema tan grande, por qué; aunque intelectualmente somos muy refinados, nuestra vida cotidiana es tan penosa, tan carente de sentido, excepto para la supervivencia la cual es más bien incierta.

¿Por qué la vida, la existencia diaria, se ha convertido en una tortura semejante? Podemos acudir a la iglesia, seguir a algún líder
político o religioso, pero la vida diaria es un desorden permanente; aunque haya ciertos períodos ocasionalmente gozosos, felices, nuestra vida se halla siempre rodeada por una nube de oscuridad.

Y estos dos amigos, como lo somos ustedes y quien les habla, están discutiendo juntos de una manera cordial; quizá con afecto, con solicitud, con interés, si es de algún modo posible vivir nuestra vida cotidiana sin un solo problema.