La libertad financiera es un concepto que está directamente relacionada con el bienestar económico de un individuo, pero no necesariamente con su riqueza. Se puede definir como la capacidad de de cubrir todas tus necesidades económicas sin depender de nadie; y sin que para ello tengas que realizar ningún tipo de actividad que no sea de tu agrado.

Para lograr semejante meta uno debería trabajar en la posibilidad de generar ingresos escalables y pasivos, no lineales. Si bien es cierto que el ingreso pasivo es por definición aquel que no requiere de nuestra actividad; es interesante recalcar que para lograr esto se requiere de muchísima capacitación y trabajo previo.

Cuando se trata de riqueza, muchos simplemente ven la cuestión como algo netamente monetario. SI bien este cuento es quizás demasiado porque el hombre no necesitaba nada más que comida para satisfacer sus necesidades vitales; es interesante cuestionarnos por qué en más de una ocasión creemos que el éxito material realmente es la única clave para ser más felices.

La definición de «ser rico» es un arquetipo diferente para cada ser humano, según su representación social de lo que ello implicaría. Para algunos ser rico es mucho más que simplemente tener dinero.

Es obviamente vivir sin sobresaltos económicos, con la tranquilidad de poder respaldarse ante eventos con los que no contábamos; de tener sustento monetario para vivir dignamente y también para cubrir los placeres que pueden aportarnos felicidad y requieren de dinero para ser concretados.

Es tener en claro nuestra meta en la vida, aquello que queremos lograr antes de partir; es despertarse cada mañana y estar contento de las actividades que vamos a realizar eses día…