El fundamento de todas las prácticas del Sistema Taoísta, la Meditación de la Orbita Microcósmica; es la manera de circular la energía CHI através del cuerpo.

Además de las conocidas artes marciales Kung Fu y Tai Chi, el Sistema del Tao Curativo incluye prácticas de salud; artes curativas, el desarrollo de cierto estado de conciencia, y el manejo de la energía vital (CHI). La vertiente marcial de esta enseñanza es la práctica de la Camisa de Hierro, entrenamiento que desarrolla una moral y una conciencia espiritual altamente refinadas.

La finalidad del Sistema del Tao Curativo es mantener nuestros cuerpos en buen estado en el plano físico; lo que les permitirá transformar y almacenar mayor cantidad de energía CHI, que podrá ser posteriormente usada en los más elevados niveles del plano espiritual.

En el plano espiritual, la ¡neta es el desarrollo del feto inmortal. Esto tiene lugar en dos fases: la primera de ellas está relacionada con la superación del proceso de la reencarnación; y la segunda con el desarrollo y la educación del feto inmortal para que llegue a convertirse en un espíritu inmortal totalmente desarrollado.

Beneficios de practicar, La camisa de hierro

La práctica de la Camisa de Hierro es uno de los más importantes ejercicios que se pueden llevar a cabo en el plano físico; pues a través de ella se aprende el enraizamiento con la energía de la madre tierra, fenómeno éste intrínseco al plano espiritual.

En todo arte marcial el desarrollo del poder interno es algo primordial; la diferencia que dicho poder produce podríamos compararla a la existente entre ser golpeado con una barra de acero; y serlo con una tira de suave plástico.

Los antiguos aprendices de Chi Kung practicaban un golpe durante años hasta que sentían la energía surgir de la parte inferior de su mano; mientras el resto de su cuerpo parecía de acero. Dicho poder interno generaba también otros beneficios como un incremento de la salud en general y el mantenimiento de la juventud.

El Chi Kung ayuda también a perfeccionar las facultades mentales, concediendo al practicante la posibilidad de conocer muchas cosas. Se dice que durante el período Bolin existían ocho «inmortales» que dedicaban ca’si todo su tiempo a tales prácticas, llegando a desarrollar habilidades extraordinarias.