Louise Hay, El poder del espejo, PDF

Louise Hay, El poder del espejo, PDF
beautiful smiling mature woman standing near mirror and looking at reflection

Muchas prácticas mentales pueden parecer una locura, pero ese es el secreto detrás de muchas personas exitosas; entendieron que para alcanzar la grandeza en la vida es necesario ignorar lo que otras personas piensan o digan.

El poder del cerebro es enorme, pero muchas personas aun lo ignoran, y sus vidas van de fracaso en fracaso. Afortunadamente, los expertos de nuestros días han encontrado la manera de poner el cerebro a trabajar de manera positiva, aprovechando así todo su potencial. Ya no hay excusa, depende de cada persona hacer que en su vida pasen cosas buenas.

El método del espejo es algo realmente sencillo, es un ejercicio que puede generar cambios extraordinarios en pocos días, todo depende de la voluntad con la que la persona lo realice, es una forma de aprender sobre el amor propio y una visión más amable para el mundo que nos rodea.

Todas nuestras conversaciones interiores, nuestros diálogos mentales, son cadenas de afirmaciones. Estas afirmaciones son mensajes que mandamos a nuestro subconsciente, cuya finalidad es la de establecer hábitos en nuestra forma de pensar y de actuar.

Las afirmaciones positivas plantan pensamientos e ideas curativos que son nuestros pilares para desarrollar autoconfianza y autoestima, y crear paz mental y felicidad interior. Las afirmaciones que tienen más fuerza son las que repites en voz alta cuando estás delante de tu espejo. Piensa bien lo que vas a decir, inspirate, busca en lo profundo de tu corazón la fuerza con la que vas a impulsar tus palabras.

Las afirmaciones positivas tienen poder, si las infundes con poder, ¿de qué sirve repetir unas palabras si no tienen emoción? Se llaman vanas repeticiones, palabras vacías. Si te paras frente a un espejo y dices, por ejemplo, estoy bien, estoy saludable, soy un campeón, pero si no dices esas palabras desde tu corazón, tu propia mente te dirá mentiroso, ni tú lo crees.

Deja un comentario