El mensaje que la mayoría de nosotros ha recibido desde muy temprana edad es que una mente activa es una mente valiosa. Claramente necesitamos las destrezas de una mente despierta y creativa para funcionar, crear, lograr, realizar y disfrutar de la vida.

Al mismo tiempo, el valor de una mente tranquila es enorme, aunque menos reconocido o apreciado en general. Cuando los pensamientos y ruidoso parloteo de la mente se aquietan, tenemos acceso a niveles más profundos de conciencia.

Y cuando podemos combinar estas dos destrezas la mente activa que nos permite explorar el mundo de la forma y los fenómenos, más la mente tranquila que trae claridad y equilibrio a nuestra conciencia estamos en mejor posición para determinar cómo dirigir nuestras energías y tomar las decisiones más evolutivas que nos servirán a nosotros mismos, la humanidad y el planeta.

En este hermoso libro, Davidji un dulce yogui y maestro dedicado explora varias técnicas para ayudarnos a llevar nuestra mente del caos a la quietud. A lo largo de la práctica, despertarás a niveles más profundos de quietud en tu cuerpo- mente y desarrollarás sin esfuerzo una práctica regular.

Tomarse el tiempo a diario para adentrarse en uno mismo y tener acceso al campo de la conciencia pura, nos lleva de la actividad al silencio, de la individualidad a la universalidad, y de lo personal a lo universal.