La vuelta al Corazon en 40 días, PDF

Publicado por Decida cambiar en

La vuelta al Corazon en 40 días, PDF

El corazón es el lugar menos explorado actualmente. La Biblia dice que en el corazón se origina una vida plena y satisfactoria. 

Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida. Por lo tanto, también del corazón se puede originar una vida de amargura y frustración.

Cuando DIOS restaura mi corazón puedo disfrutar de una vida abundante, esto se evidencia cuando obtengo pasión por lo que soy. Esto resulta en una gran capacidad de logro, pues sé que el Señor me formó para ser una pieza clave en el desarrollo de su plan maestro.

Para que yo sea capaz de lograr esto, el Señor me ofrece un borrón y cuenta nueva, y así enfocar mi vida. Debo entender que el Señor se alegra cuando sueño apasionadamente con lo que Dios hará en mí. Eso es básicamente un corazón libre de limitaciones, que pueda atreverse a tener sueños extraordinarios, que manifiesten que soy hijo de mi Padre Celestial.

El corazón es la parte central de nuestra personalidad, según el pensamiento hebreo, y es la fuente que produce vida en abundancia o frustración.

Si usted observa esta escritura, descubrirá que la misión del Señor Jesucristo es sanar a los quebrantados de corazón, pues un corazón lastimado nos hace sentir pobres, sin posibilidades en el futuro, cautivos de nuestros sentimientos pasados, ciegos, sin capacidad de ver el futuro y oprimidos por malos sentimientos. Y esa no es la idea de Dios.

Dios diseñó al ser humano para que refleje su imagen. Para que tuviera poder sobre la creación y ser así su delegado administrativo. Sin embargo, un corazón lastimado, al recibir poder, lo rechaza o lo toma y abusa de él. Es indispensable que nuestro corazón retorne a los valores iniciales, con el fin de administrar bien el gran potencial otorgado por DIOS.

Una persona con un corazón sano, de acuerdo con el diseño de Dios, se siente feliz de ser quien es. Tal como lo describe el Salmo 139:13 -14 que dice: Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.

Sin embargo, muchos no se atreven a decir esto, al contrario, sus palabras día a día son: Qué tonto soy, No sirvo para nada. se menosprecian, dejando en el olvido la forma como nuestro DIOS nos diseñó, un diseño único. y con el propósito de ser coherederos de un reino.


0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: