Prosperidad de verdad, Como tener prosperidad

La clase de éxito que generalmente se entiende como prosperidad en este mundo, se basa en el compromiso: en tener una cosa, pero renunciando a otra a cambio.

Es el éxito con efectos secundarios: ganas mucho dinero, pero renuncias a cambio a pasar tiempo con tus hijos. O ganas aun más, pero estás deprimido porque te falta serenidad. O ganas montones de dinero prácticamente nadas en él, pero lo obtienes mintiendo, engañando, robando y caminando por encima de un puente fabricado con cuerpos humanos.

Ninguna de estas situaciones, en especial la última, crea verdadera prosperidad; porque la verdadera prosperidad es una condición en la que lo tienes todo. Tienes todo el dinero que puedas querer, más el tiempo para ser entrenador de una pequeña liga y fotógrafo ambulante en las fiestas de cumpleaños infantiles.

Llevas adelante un negocio que avanza de un éxito a otro, pero también gozas de conexiones felices con las personas que comparten tu vida: tus amigos, tus empleados, tus colegas e incluso tus competidores.

El secreto es que la verdadera prosperidad es realmente lo que cada uno de nosotros vino a alcanzar a este mundo. Y la palabra clave es: alcanzar. La prosperidad la alcanzas no porque seas inteligente o tengas suerte, ni tampoco porque hayas engañado despiadadamente a tus competidores, sino porque sigues las reglas del universo.