Meditacion, Dalai Lama Mente y conciencia

La persona que quiere cambiar, !lo hace! nada es imposible para quien abre su corazón, las respuestas buscadas serán halladas.

Las leyes esta escritas en la mente y el corazón del hombre, solo hay que dejar que nuestra conciencia trabaje y nos ilumine para hacer lo correcto.

Las cualidades que se basan en al conciencia se pueden desarrollar sin limites, ; el soporte en el que se bas no degenera no tiene principio ni tiene fin.

No podemos pensar que nuestra mente cambiara si simplemente nos sentamos a esperar que así sea.

Si hacemos un inventario de los elementos negativos que hay en nuestra mente, podremos resumirlos en tres categorías; deseo, aversión e ignorancia, llamados también los tres venenos contaminantes.

Durante mucho tiempo nuestras mentes se han habituado e inoculado estos tres venenos, que ahora están profundamente introducidos en ellas.

Transformar la mente requiere de esfuerzo, interés y compromiso, que desde lo profundo del corazón exista esa motivación, de lo contrario todo se tornara extremadamente difícil.

Cambiar es una decisión personal, nadie puede obligarnos, ni tan siquiera «DIOS» obliga al hombre, le dio «El libre albedrío», pero si dejó claro: «Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá«. Así que, !depende de cada persona!