La llave que abre la puerta a la riqueza, PDF

Crear riqueza y libertad en tu vida requiere de realmente ponerse a HACER cosas. Digamos que esto sólo es un pequeño filtro para aquellos que todavía creen que atraer riqueza a sus vidas es cuestión de pensar positivo; o encontrar una falla en el sistema que pueda explotarse. La próxima criptomoneda, el más reciente esquema de pirámide.

La pregunta que todos deberíamos hacernos es: ¿Cuál es mi Código de Riqueza? Tanto en estrategia de marketing y negocios, como en enseñanzas de desarrollo personal y hasta en textos espirituales; encontramos pruebas de que aquello que te hace único y diferente cuando sirve a otros.

Es tu mayor oportunidad para crear tu propia riqueza, ser la mejor persona que puedes ser en tus relaciones y tu vida, y dejar tu mayor legado al mundo.

Sólo hay un camino seguro que conduce a la fortuna, y únicamente puede ser recorrido con éxito por aquellos que tienen “La clave de la riqueza”. Esta “llave maestra’
es un maravilloso artificio que sus poseedores utilizan para abrir las puertas que se
interponen entre ellos y la solución de sus problemas. Ella abre la puerta a una salud sólida; al amor y a las aventuras románticas; a la amistad, al revelar los rasgos de personalidad y carácter, que conquistan amigos duraderos.

Utilizar la inteligencia faculta al hombre para alcanzar RIQUEZA

Asimismo revela el método para transmutar en riquezas de incalculable valor cualquier adversidad, cualquier fracaso, cualquier error de juicio y cualquiera derrota sufrida. Revivifica las esperanzas y proporciona la fórmula para “ponerse a tono” y extraer lo necesario del gran depósito de la Inteligencia Infinita. Faculta a los hombres humildes para adquirir posiciones de poder, fama y fortuna. Mueve atrás las manecillas del reloj y renueva el espíritu de juventud de los que se sienten viejos demasiado pronto.

Procura el método con el cual llegar a la posesión total y completa de su propia mente; y aun absoluto control sobre las emociones y la facultad de pensar. Subsana las deficiencias de los que han tenido estudios escasos; y los coloca así prácticamente en el mismo plano de posibilidades que disfrutan quienes poseen una educación mejor. Y, por último, abre las puertas, una a una, a las “Doce grandes riquezas de la vida”

Ningún hombre puede entender aquello para lo cual no está preparado. La preparación abarca muchas cosas, entre ellas sinceridad de propósito, humildad de corazón y un sincero reconocimiento de la limitación humana. Le hablaré de hechos y les describiré conceptos, algunos de los cuales puede que no haya oído mencionar nunca; pues sólo son conocidos por aquellos que se han preparado para aceptar la “clave”.

Conoce tus dos personalidades

Existe ese yo que usted reconoce cuando se mira en un espejo. Ese es su yo físico. La casa en que viven las demás personalidades que usted indudablemente posee. En esa casa hay por lo menos dos individuos que están eternamente en mutuo conflicto. Uno es una especie de persona negativa que piensa, se mueve y vive en una atmósfera de duda y miedo, de pobreza y mala salud. Este “yo” negativo espera el fracaso y raramente se ve decepcionado. Se complace con las circunstancias tristes de la vida que usted quiere rechazar; pero que parece verse obligado a aceptar: pobreza, avidez, superstición, temor, duda tedio y enfermedad física.

Su otro yo es una especie de persona positiva que piensa en términos dinámicos y afirmativos sobre la riqueza; la buena salud, el amor y la amistad, el logro personal, la facultad creadora, el servicio a otros, guiándolo a usted indefectiblemente a la consecución de estos beneficios. Sólo este yo es capaz de reconocer las “Doce grandes riquezas” y apropiárselas. El único capacitado para recibir la clave de la riqueza.

Tiene usted muchos otros dones inapreciables de los cuales posiblemente nunca se haya dado cuenta; tesoros ocultos que no ha reconocido ni utilizado. Entre éstos está lo que convenimos en llamar su “centro de vibración”; una especie de emisora de radio y aparato receptor de exquisita sensibilidad, sintonizado con su prójimo y con el universo que le rodea. Este poderoso aparato proyecta sus pensamientos y sentimientos y recibe interminables enjambres de mensajes de gran importancia para su éxito en la vida. Es un incansable sistema de comunicación en dos sentidos, de infinita capacidad, que opera automática y continuamente, lo mismo cuando duerme que cuando está despierto. Y controla una u otra personalidad: la negativa o la positiva.

Como operan tus dos personalidades

Cuando está bajo el control de su personalidad negativa, sus receptores sensitivos recogen solamente los mensajes negativos de incontables personalidades negativas. Cómo es natural, esto lleva a pensar: “¿Para qué sirve eso?”, y también “No he tenido La oportunidad”; quizá no formulada con estas mismas palabras, pero desalentadora, aunque no sea mortalmente; en cuanto a la fe en sí mismo y en el uso de sus energías para lograrlo que desea.

Los mensajes negativos recibidos cuando su personalidad negativa está al mando de la estación receptora, si se aceptan y se utilizan como guía; llevan invariablemente a circunstancias de la vida completamente opuestas a las que se elegirían. pero cuando su personalidad positiva es la que está al mano, dirige a su “centro de acción” sólo mensajes estimulantes, optimistas, de alta energía; infiltrando en usted la seguridad de que “puede hacerlo” y convirtiendo esos mensajes en equivalentes físicos de prosperidad, buena salud, amor, esperanza, fe, paz de espíritu y felicidad, es decir, valores vitales que todas las personas anhelan y buscan.

Para concluir

Todas las riquezas, de cualquier naturaleza que sean, empiezan con un estado de ánimo; y recordemos que un estado de ánimo es la única cosa sobre la cual cualquier persona tiene el completo e indiscutible derecho de control. Es altamente significativo que el Creador sólo dotó al hombre de control sobre sus propios pensamientos; y el privilegio de adaptarlos a cualquier modelo de su elección.

La actitud mental es importante porque convierte el cerebro en el equivalente de un electroimán que atrae la contrapartida de los pensamientos, miras y propósitos dominantes, así como también la de los temores, preocupaciones y dudas. Una actitud mental positiva (AMP) es el punto de partida de todas las riquezas, bien sean intangibles o de índole material. Atrae los tesoros de la verdadera amistad y los que uno encuentra en la esperanza de futuros logros.

Proporciona las riquezas derivadas de la contemplación de la naturaleza; en las noches de claro de luna con las estrellas suspendidas en los cielos, de los bellos paisajes y los horizontes distantes. Y las riquezas que se producen en la labor elegida por la propia voluntad; mediante la que pueden alcanzar su más alta expresión las virtudes del alma.

Las de armonía en las relaciones hogareñas, cuando todos los miembros de la familia trabajan juntos con espíritu de amigable cooperación. Y otras muchas riquezas inestimables, como son: La buena salud corporal, que es el tesoro de los que han sabido hallar un equilibrio entre el trabajo y el esparcimiento, la adoración y el amor, adquiriendo la sabiduría de comer para vivir, en lugar de vivir para comer.