La llave que abre la puerta a la riqueza, PDF

Crear riqueza y libertad en tu vida requiere de realmente ponerse a HACER cosas. Digamos que esto sólo es un pequeño filtro para aquellos que todavía creen que atraer riqueza a sus vidas es cuestión de “pensar positivo” o encontrar una falla en el sistema que pueda explotarse. La próxima criptomoneda, el más reciente esquema de pirámide.

La pregunta que todos deberíamos hacernos es: ¿Cuál es mi Código de Riqueza? Tanto en estrategia de marketing y negocios como en enseñanzas de desarrollo personal y hasta en textos espirituales encontramos pruebas de que aquello que te hace único y diferente, cuando sirve a otros, es tu mayor oportunidad para crear tu propia riqueza, ser la mejor persona que puedes ser en tus relaciones y tu vida, y dejar tu mayor legado al mundo.

Sólo hay un camino seguro que conduce a la fortuna, y únicamente puede ser
recorrido con éxito por aquellos que tienen “La clave de la riqueza”. Esta “llave maestra’
es un maravilloso artificio que sus poseedores utilizan para abrir las puertas que se
interponen entre ellos y la solución de sus problemas. Ella abre la puerta a una salud sólida; al amor y a las aventuras románticas; a la amistad, al revelar los rasgos de personalidad y carácter, que conquistan amigos duraderos.

Asimismo revela el método para transmutar en riquezas de incalculable valor cualquier adversidad, cualquier fracaso, cualquier error de juicio y cualquiera derrota sufrida. Revivifica las esperanzas y proporciona la fórmula para “ponerse a tono” y extraer lo necesario del gran depósito de la Inteligencia Infinita. Faculta a los hombres humildes para adquirir posiciones de poder, fama y fortuna. Mueve atrás las manecillas del reloj y renueva el espíritu de juventud de los que se sienten viejos demasiado pronto.

Procura el método con el cual llegar a la posesión total y completa de su propia mente, y aun absoluto control sobre las emociones y la facultad de pensar. Subsana las deficiencias de los que han tenido estudios escasos y los coloca así prácticamente en el mismo plano de posibilidades que disfrutan quienes poseen una educación mejor. Y, por último, abre las puertas, una a una, a las “Doce grandes riquezas de la vida”

Ningún hombre puede entender aquello para lo cual no está preparado. La preparación abarca muchas cosas, entre ellas sinceridad de propósito, humildad de corazón y un sincero reconocimiento de la limitación humana. Le hablaré de hechos y les describiré conceptos, algunos de los cuales puede que no haya oído mencionar nunca, pues sólo son conocidos por aquellos que se han preparado para aceptar la “clave”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: