Descarga, lee y escucha con mucha atención la historia que se relata; es una historia muy inspiradora; te servirá para que entiendas que las limitaciones solo están en tu mente.

Tú y sólo Tú eres el responsable de todas y cada una de las condiciones que experimentas en tu vida y en tus asuntos. No le eches la culpa de ninguna circunstancia a nada ni nadie más, tampoco a Dios. Eso sólo es una falsa enseñanza que has creído a ciegas.

Según piensas, así demostrarán ser las circunstancias y experiencias. Cuando tu pensamiento se convierte en una actitud consciente de miedo a no poder tener lo que deseas, o a que Dios no te otorgue tu deseo, tu actitud mental establece una vibración en tu sistema nervioso, no sólo en tu cuerpo sino en tu aura, y las personas, cosas y acciones necesarias para tu éxito son repelidas o expulsadas de ti.

Cuando tu pensamiento desarrolla la convicción de que se te cuida y de que se te guía a la perfección en todo lo que haces, se desarrolla un ratio vibratorio constructivo y positivo que afecta a tu cerebro y a tu sistema nervioso y a tu aspecto físico general, y entonces “te sientes” bien, satisfecho con la creencia de que Dios ha escuchado tu oración y te otorgará tu deseo.

A esto se le conoce como estar en sintonía con el Infinito. ¡Es pensamiento creativo! Cuando tu pensamiento desarrolla esa actitud todo parece llegarte automáticamente, sin ningún esfuerzo ni ansiedad de tu parte.