Ética para Amador, PDF

Ética para Amador, PDF

Ética para Amador. Este libro no es un manual de ética para alumnos de bachillerato. No contiene información sobre los más destacados autores y más importantes movimientos de la teoría moral a lo largo de la historia.

Tampoco se trata de un recetario de respuestas moralizantes, a los problemas cotidianos que puede uno encontrarse en el periódico y en la calle. Del aborto a la objeción de conciencia, pasando por el preservativo.

La pobre ética no ha venido al mundo para dedicarse a apuntalar ni a sustituir catecismos… Por lo menos, no debiera hacerlo a estas alturas del siglo xx.

Según ciertas opiniones, lo que cuenta es ganar dinero y nada más. Mientras que otros arguyen que el dinero sin salud, tiempo libre, afecto sincero o serenidad de ánimo no vale nada.

Médicos respetables indican que renunciar al tabaco, y al alcohol es un medio seguro de alargar la vida. A lo que responden fumadores y borrachos que con tales privaciones a ellos desde luego la vida se les haría mucho más larga.

Si nuestra vida fuera algo completamente determinado y fatal, irremediable, todas estas disquisiciones carecería del más mínimo sentido.

Con los hombres nunca se puede estar seguro del todo. Mientras que con los animales o con otros seres naturales sí, por mucha programación biológica o cultural que tengamos. Los hombres siempre podemos optar finalmente por algo que no esté en el programa.

No es lo mismo la libertad que la omnipotencia. Por ello, cuanto más capacidad de acción tengamos, mejores resultados podremos obtener de nuestra libertad.

Si no me conozco ni a mí mismo ni al mundo en que vivo, mi libertad se estrellará una y otra vez contra lo necesario.

En la realidad existen muchas fuerzas que limitan nuestra libertad, desde terremotos o enfermedades hasta tiranos. Pero también nuestra libertad es una fuerza en el mundo, nuestra fuerza. Si hablas con la gente, verás que la mayoría tiene mucha más conciencia de lo que limita su libertad que de la libertad misma.

Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, que es algo que a los castores, las abejas y las termitas no suele pasarles.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: