El secreto para realizar una Oración poderosa

El secreto para realizar una Oración poderosa

Aunque muchas personas practican la Oracion, muy pocas reciben una pronta respuesta. No porque la Oracion no sea poderosa, sino porque se hace de manera incorrecta. A continuación, un extracto del libro, el poder del pensamiento positivo, de Norman Vincent Peal, donde nos revela el secreto para que la Oracion sea eficaz.

Cuando Oras estás tratando con el poder más increíble del mundo. El secreto de la oración es encontrar el proceso que con mayor efectividad abrirá con humildad tu mente a Dios.

Cualquier método a través del cual puedas estimular el poder de Dios para que fluya dentro de tu mente, es legítimo. Una historia que demuestra el uso científico de la Oración es la experiencia de un hombre que abrió un negocio en un pequeño espacio insignificante en la ciudad de Nueva York.

Tenía un solo empleado. A los pocos años se mudaron a un espacio un poco más grande y luego a oficinas muy amplias. Resultó ser un negocio muy exitoso. El hombre describió su método de realizar negocios, como llenar el pequeño espacio con Oraciones y pensamientos colmados de optimismo.

Afirmó que el trabajo duro, el pensamiento positivo, el trato adecuado a las personas y la forma correcta de orar siempre dan resultados. Tenía su fórmula personal y simple para resolver sus problemas a través de la oración. La fórmula es:

  1. convertir en oración 
  2. visualizar
  3. materializar

Para convertir en oración el hombre quería usar un sistema diario de oración creativa. Cuando surgía un problema, él hablaba con Dios en oración, simple y directamente.

Más aún, él concebía a Dios estando con él en su oficina, en su casa, en la calle, en su auto, siempre a su lado como un socio. Se tomó en serio el mandato de la Biblia de orar sin cesar. Lo interpretó en el sentido que él debía discutir con Dios de manera natural los interrogantes que se le plantean cada día.

Generalmente no se arrodillaba para ofrecer sus oraciones, pero, por ejemplo, le decía a Dios, “¿Qué debería hacer en este caso, Señor?” o Dame una perspectiva nueva de este asunto, Señor.

El segundo punto de su fórmula creativa es “visualizar”. En física el factor principal es la fuerza. En psicología, el factor principal son los deseos realizables. Cuando se visualiza, bien sea el éxito o el fracaso, se tiende a actuar en términos equivalentes a la imagen visualizada.

Para asegurar que algo que vale la pena ocurra, primero, ora por eso y somételo a la voluntad de Dios; luego visualízalo en tu mente ya hecho realidad, mantén esa imagen firmemente en tu conciencia.

Sigue sometiendo la imagen a la voluntad de Dios, o sea, pon el asunto en manos de Dios y sigue las instrucciones de Dios. Trabaja intensa e inteligentemente, cumpliendo de esa manera tu parte para lograr el éxito.

Para asegurar que algo que vale la pena ocurra, primero, ora por eso y somételo a la voluntad de Dios; luego visualízalo en tu mente ya hecho realidad, mantén esa imagen firmemente en tu conciencia.

Sigue sometiendo la imagen a la voluntad de Dios, o sea, pon el asunto en manos de Dios y sigue las instrucciones de Dios. Trabaja intensa e inteligentemente, cumpliendo de esa manera tu parte para lograr el éxito.

Cree y continúa manteniendo la imagen en tus pensamientos. Haz esto y te sorprenderá cómo la imagen se convierte en realidad. Así la imagen se “materializa”. Eso que has “convertido en oración” y “visualizado”, “se materializa” según el patrón básico de tu deseo realizable cuando es condicionado invocando el poder de Dios sobre él y, además, cuando pones todo tu esfuerzo para su realización.

Muchas personas han practicado esta enseñanza sobre el modo de Orar, y los resultados no se han hecho esperar. Todos tenemos la oportunidad, pero se necesita disposición de corazón. Si usted se encuentra leyendo este último párrafo, es porque de verdad desea un cambio para su vida, y seguro lo va a tener.

Tomado del libro, El poder del pensamiento positivo.

 

Deja un comentario