El poder para transformar nuestra vida, PDF

El poder para cambiar nuestras vidas

¡El poder para transformar nuestra vida esta cerca! solo hay que enfocar la mirada hacia nosotros mismos; el poder de ser positivo, y de alimentar nuestro cerebro con La información correcta. Libro de Andrew Corentt.

Es importante saber, que todo ser humano dispone de una herramienta muy completa y poderosa; que es la clave para lograr metas y resultados en la vida, esta herramienta es la mente.

La mente humana es capaz de conseguir lo que quiera, pero en ocasiones, y quizá de manera inconsciente o por falta de conocimiento; atraemos a nuestra vida, aquello que menos deseamos experimentar, como: mala salud, deudas, problemas , etc. Esto en virtud de nuestros pensamientos.

Nuestra mente posee un poder infinito, y actúa de acuerdo a los pensamientos más recurrentes que albergamos, es decir; si nuestros pensamientos recurrentes son acerca de situaciones, y cosas que nos generan un estado emocional negativo, tristeza, enojo, ira; preocupación acerca de nuestros problemas entre otras muchas situaciones.

El resultado de nuestra vida tangible, será más situaciones que nos generen este estado emocional; ya que la ley de la atracción responde a los pensamientos en los que nos enfocamos constantemente.

Nuestra mente entiende que aquello en lo que más pensamos es aquello que deseamos en nuestra vida; y para hacer nuestros deseos realidad los presenta a nuestra experiencia.

Es impresionante cuando usted descubre lo importante que es pensar y visualizar. Tendrá un poder enorme sobre sí mismo y sobre los demás.

Lo que transmito conscientemente, mis pensamientos, es lo que comienzo a atraer hacia mí. Aquello sobre lo cual pongo emoción complementando mi pensamiento, es aquello que llega a mi más rápidamente.

Es seguro que sabiendo esto, tus pensamientos cambiarán radicalmente, empieza ahora mismo a trabajar en el asunto; y ten presente que la mente no distingue entre pensamientos negativos o positivos, tus pensamientos atraen, sea bueno o malo.

 

Deja un comentario