El poder de la paciencia, PDF, El Dalai Lama

Publicado por Decida cambiar en

El poder de la paciencia, PDF, El Dalai Lama

El término tibetano soe-pa, que aquí se traduce como paciencia, tiene varias connotaciones. En sentido literal soe-pa significa indulgencia, y en su forma verbal resistir o soportar algo, por ejemplo, una dificultad. Sin embargo, cuando se utiliza este término para describir la virtud de un individuo es más correcto emplear la palabra tolerancia.

En tibetano se dice que las personas con un carácter muy tolerante tienen un gran soe-pa. Pero la palabra tolerancia no refleja el significado completo de soe-pa, puesto que puede haber personas con un temperamento tolerante pero muy impacientes. Por el contrario, si una persona posee un gran soe-pa, se supone que tiene además un temperamento paciente.

Esto no quiero decir que se deba traducir el término tibetano como: paciencia / tolerancia / indulgencia, ya que iría en contra de todos los cánones establecidos. Se pretende más bien destacar los múltiples significados de este término, para que el lector sea consciente al menos de la complejidad de los conceptos implicados.

Al recomendar la práctica de la paciencia, Shantideva no nos dice que debamos someternos a los abusos y la dominación de los demás. Ni tampoco nos aconseja que aceptemos sin más el sufrimiento y el dolor. Lo que propugna es la adopción de una postura firme frente a las adversidades.

En su ponencia, el Dalai Lama hace una distinción entre la sumisión y la tolerancia, y señala que la auténtica tolerancia, sólo puede surgir cuando se ha decidido de un modo consciente, no utilizar la venganza para defenderse de un daño real o imaginado.

La práctica de la paciencia y la tolerancia no sólo es fundamental desde el punto de vista del dharma. También presenta grandes beneficios en el ámbito de la vida diaria, por ejemplo, para mantener la serenidad mental y la presencia de ánimo.

Si un individuo posee la capacidad de ser tolerante y paciente, su serenidad y su presencia de ánimo no se verán alteradas, aunque viva en un entorno de gran tensión.

No hay ninguna garantía de que la riqueza pueda proporcionar la felicidad que buscamos. De igual modo, cuando nos invade el odio, o la ira, incluso un amigo íntimo puede parecer frío y distante o resultar molesto.

Esto indica que nuestra disposición mental es decisiva para alcanzar la alegría y la felicidad. Dejando a un lado la perspectiva de la práctica del dharma, incluso en términos generales. Cuanto mayor sea nuestro nivel de serenidad mental mayor será nuestra paz mental, y nuestra capacidad para disfrutar de una vida alegre y feliz.

Categorías: Psicología

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: