Bondad y generosidad, Ayuda al prójimo

Es curioso ver que en este tiempo hayan aparecido tantos buenos samaritanos. La hipocresía es un mal horrible, y muchos la practican hoy en día. ¿cuando? cuando una persona necesita que lo estén grabando para darle un pan a un habitante de la calle, por ejemplo, y luego los suben a las redes sociales para que los demás digan que es generoso. no, así no.

Cualquiera que tenga la voluntad de hacer algo por sus prójimos dolientes, aunque no haya recibido una preparación específica para atender a los enfermos.

Esto no significa que la autora de este libro estimule forma alguna de “curanderismo”.

Debemos ser muy cuidadosos cuando se trata de dar consejos relativos a la salud y, más todavía, cuando nos sintamos inclinados a atender directamente a alguien que requiera atención médica.

Si bien es cierto que no debemos ser tardos en socorrer a nuestros prójimos, no es menos cierto que hay muchísimos casos cuando no deberemos suministrar medicinas que sólo corresponden a un facultativo.

Deseamos a este libro una amplia difusión, pues son muy grandes sus méritos y su utilidad puede ser muy vasta.

Quiera Dios bendecir su circulación y la aplicación de sus consejos e instrucciones que emanaron de una pluma inspirada.