El maravilloso número siete, PDF

Publicado por Decida cambiar en

El maravilloso número siete, PDF

El número Siete simboliza el estado de TOTALIDAD, e indica que se ha superado una etapa especial en un momento dado. Todo en la Creación recorre siete etapas de actividad Luego viene automáticamente un momento de descanso.

El Siete es un punto final que obliga un reposo para luego comenzar una nueva serie de siete pasos. Nuestro Sol tiene siete planetas en contorno porque está regido por el número Siete.

Siete son los colores de nuestro prisma, Siete los sonidos musicales, Siete los días de nuestra semana, Siete los Dones del Espíritu Santo, Siete los meses de gestación para que el ser humano pueda vivir al aire.

Siete son los pasos que recorre toda manifestación desde el momento en que se expresa el deseo hasta que se hace visible la demostración. Siete veces el largo de tu cabeza debe tener tu estatura total. Si tienes más o menos, no eres armonioso.

Un padre tan sabio, sabe que a un niño se le guía sin obligarlo. Se le enseña sin forzarlo, y que tiene que sufrir caídas y golpes para poder aprender a caminar. En el Reino de los Cielos el niño es soberano. Nadie lo cohíbe, todo el mundo respeta su libertad y su deseo, pero enseñándolo con inmenso amor.

El niño pronto aprende que los mayores no hablan por molestarlo. Que siempre es para advertirles algo que, por el contrario, los salvará de una consecuencia desagradable.

Esa es la condición del Reino. Por eso cuando decimos Venga a nosotros Reino, estamos pidiéndole al Padre que nos haga agradables nuestras relaciones con nuestros hermanos, maestros, guías, vecinos, etc.

Es el amor lo que rige en el Reino, lo que dicta la conducta, lo que da la incansable comprensión. La Voluntad del Padre es que los maestros nos enseñen por radiación, por inspiración directa al corazón, para que tengamos una evolución sin retardos, sin tropiezos.

Todas las faltas que cometemos son siempre el mal uso de la energía divina que nos es entregada por toneladas cada minuto, en cada latido del corazón. Tenemos pues grandes deudas con el Padre porque hemos desperdiciado Su energía, a veces despilfarrando toneladas de energía en ataques de ira y de violencia.

descargar


0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: